Renzo Piano y el efecto «Botín-Guggenheim»

Renzo Piano, durante la inauguración del Centro Botín el 23 de junio de 2017 (C) CANTABRIA DIARIO - David Laguillo
Renzo Piano, durante la inauguración del Centro Botín el 23 de junio de 2017 (C) CANTABRIA DIARIO – David Laguillo

EDITORIAL-. El pasado día 23 de junio Santander acogió uno de los eventos que, a buen seguro, marcarán la historia moderna de la ciudad y de toda la región: la inauguración del Centro Botín.

El colosal edificio creado por el arquitecto italiano Renzo Piano preside la imponente bahía de Santander. El proyecto, sin embargo, no ha estado exento de críticas. Hay quienes consideran que el edificio es “un pegote” en la bahía, aunque la edificación es alabada mayoritariamente. Desde publicaciones especializadas en arquitectura, se valora entre otros detalles la suspensión de parte de la estructura sobre el mar, y las imponentes vistas a la bahía de las que gozan los visitantes al edificio.

Las piezas circulares del edificio reflejan colores y luces del mar y del cielo, y también podemos reflejar con facilidad una deseada similitud con el “efecto Guggenheim” y su positiva influencia sobre la economía y el turismo. En el caso del edificio de Frank Gehry en Bilbao, la inauguración del museo supuso un impresionante empuje de la economía de la zona, con la ventaja añadida de que ese positivo efecto se mantiene en el tiempo.

En el caso del Centro Botín es de suponer que puede tener un efecto de empuje similar sobre la economía y el turismo de Santander y Cantabria.

Santander tiene una obra de arte del alabado arquitecto Renzo Piano en su bahía, Cantabria tiene un talismán. En este momento, Cantabria está en inmejorables condiciones para potenciar su carácter de paraíso cultural y turístico. Es una oportunidad histórica y única que tenemos que aprovechar al máximo.