Bankia denuncia a nueve preferentistas de Castro Urdiales por amenazas y coacciones

Bankia denuncia a nueve preferentistas de Castro Urdiales por amenazas y coacciones

Bankia ha denunciado a un total de nueve preferentistas de Castro Urdiales, miembros todos ellos de la Plataforma de Afectados por las Participaciones Preferentes de esta localidad, por presuntos delitos de amenazas y coacciones (ocho afectados están denunciados por amenazas y uno por amenazas y coacciones) por llevar tres meses frente a la sucursal, día tras día, protestando y denunciando  públicamente el ‘abuso’ del que los ahorradores atrapados en las Preferentes de Caja Madrid-Bankia son ‘víctimas’.

 

El juicio por estas supuestas faltas de amenazas y coacciones se celebrará el próximo martes, 6 de mayo, a las 11.15 horas en los juzgados de la localidad, situados en la calle Nicolás Torre.

Con motivo de este juicio, desde la Plataforma de vecinos castreños afectados por preferentes de Bankia y Liberbank han mostrado su más absoluto rechazo e indignación ante estas denuncias presentadas por la antigua Caja Madrid. Por ello han convocado, a partir de las diez de la mañana una concentración de repulsa frente a los Juzgados de Castro Urdiales, para recibir a los denunciantes y expresarles su malestar por el ‘acoso’ al que les están sometiendo después de haberles  ‘robado todos nuestros ahorros, aprovechándose de la confianza que habíamos depositado en los empleados y directores de las oficinas de nuestra localidad, de la que éramos clientes de toda la vida’, apunta el colectivo.

La Plataforma, que a lo largo de más de un año de lucha ha llevado un comportamiento ejemplar en el marco de la legalidad y total respeto hacia las personas que trabajan en las oficinas bancarias, seguirá, pese a las denuncias, manifestándose y denunciando los abusos de los que han sido victimas, todo dentro del derecho constitucional y democrático de manifestación y libre expresión, pero insisten en advertir que las protestas no pararán hasta que el problema esté resuelto de manera satisfactoria para los ahorradores, ‘por mucho que les duela a los bancos que nos engañaron y a sus empleados colaboradores. Aquellas entidades que no entiendan esto, mejor harían en cerrar sus puertas y abandonar la esperanza de hacer negocio en nuestra localidad’, finalizan.