• 21 de febrero de 2024

EDITORIAL-. Poco pan y mucho circo

Compartir:

Pan

Este duro año 2023 va llegando a su fin entre guerras, inflación con su correspondiente carestía y competiciones de decoración navideña.

«Panem et circenses», según la Wikipedia, es una locución latina según la cual los gobiernos «tapan» hechos controvertidos y mantienen ‘tranquila’ a la población con entretenimiento. En muchos casos, así se ha utilizado el fútbol u otros eventos de entretenimiento, para tapar la realidad.

Hace tan solo unos meses una pizza refrigerada costaba poco más de un euro en cualquier supermercado. Ahora casi el doble. Del precio del Aceite de Oliva mejor ni hablamos.

Hoy, la carestía de todos los productos y de todos los suministros energéticos y servicios, copan las noticias y ahogan las economías de miles de cántabros y de millones de españoles.

Cantabria sufre todas estas circunstancias con el añadido de una débil economía que depende de sectores de alta estacionalidad como el turismo y la hostelería, y unos datos del paro que, de malos que son, han caído como un jarro de agua fría a pocos días de las fiestas navideñas.

El coste de la vida se ha disparado de forma vertiginosa, empezando por lo más básico que es disponer de una vivienda digna. Tanto el alquiler como la compra de un hogar se han convertido en obstáculos insalvables para miles de personas, que se ven obligadas a compartir vivienda con extraños, o a optar por otras fórmulas habitacionales ya que el Estado no garantiza a sus ciudadanos, ni les ayuda, a conseguir lo más básico que es un techo. Aunque viene en la Constitución.

Circo

Por el otro lado, el circo navideño nos trae competiciones entre municipios para lucir sus más esplendorosas iluminaciones y decoraciones, como si las bombillas led fuesen a conseguir tapar lo que hay por debajo en el duro día a día de unos ciudadanos que sufren viviendo al límite.

La Navidad se puede y se debe disfrutar, pero ir pululando entre festivos y «las mejores navidades o fiestas de la historia» para tapar el sufrimiento, no parece efectivo para ahogar el sentimiento de desamparo de miles de cántabros y millones de españoles.

Tan solo el tiempo nos dirá hasta cuándo se podrá sostener un sistema basado en la burbuja del poco y caro pan, y mucho circo.

CANTABRIA DIARIO
Últimas entradas de CANTABRIA DIARIO (ver todo)
Compartir: