Cantabria Diario

El PSOE denuncia que detrás de los incendios está el “abandono” de los montes

La diputada socialista Ana Isabel Méndez, volvió a denunciar el abandono al que la Dirección General de Montes “tiene sometido a los montes de Cantabria” y exigió al Gobierno que invierta en ellos para prevenir los incendios que hoy estamos viviendo, cuando continúan activos 34.

 

Hace dos años que los socialistas y muchos alcaldes del medio rural, incluso alcaldes populares como la de Los Tojos, les exigimos un giro radical en su nula gestión de los montes. El Gobierno no tiene estrategia alguna de intervención en los montes y de prevención de incendios y por eso está ocurriendo esto. El monte está abandonado a su suerte”, lamentó, ya que “no hay ni inversión ni planificación por zonas de las tareas de desbroces de montes y no existe plan alguno de quemas controladas”.

 

Méndez, que se ha hecho eco de las quejas de los alcaldes de las zonas afectadas por los incendios y de la gente que convive con el monte y que ve cómo cada día está más abandonados, aseguró que los ganaderos también se quejan de esta situación y que algunos de ellos “han ido más allá” y “prenden la cerilla” porque se están quedando sin pastos para su ganado.

 

La parlamentaria afirmó que “no se puede negar la culpabilidad de quien provoca un incendio pero el responsable de que hayamos llegado a esto es quien no ha puesto medios para que esta gente subsista y pueda vivir del monte que le rodea de una manera sostenible”.

 

“Están perdiendo terreno ya que hoy el escajo sube a 1,50-2 metros de altura, la maleza se está haciendo con el monte y el ganado no puede pasar, ni tampoco los ganaderos pueden vigilar a su ganado. En plena crisis económica, necesitan más que nunca los pastos comunales para alimentar a su ganado de montaña. Llevan meses denunciando la dejadez de este Gobierno regional en la limpieza de los montes y quejándose de que las brañas e invernales van desapareciendo y el monte se está llenado de escajos”, añadió.

 

Para Méndez es “inadmisible” que el Gobierno regional esté dejando estas zonas sin limpiar, que no haya una política de prevención de incendios forestales, ni se estén evitando las quemas incontroladas que en muchas ocasiones son el origen de los incendios forestales que arrasan con la biodiversidad porque “la Consejería no está facilitando la labor a las gentes que viven del campo y, lamentablemente, no siempre se impedirán desgracias humanas”.

 

Planificación conjunta

 

Es por ello, que consideró que el Gobierno tiene que hacer esa planificación conjunta y gestionar el monte de manera sostenible con las juntas vecinales, con los municipios o comarcas y en coordinación con los agentes sociales de la zona, atendiendo a las peculiaridades de cada una de ellas y dando empleo a quien vive en esas zonas que son quienes mejor conocen sus montes.

 

“Llevamos dos años y medio esperando un Plan de quemas controladas que no llega”, recordó y exigió al Gobierno que se agilicen las quemas controladas, que se planifique el desbroce de más hectáreas y que estas tareas se realicen en los meses adecuados.

 

Si no se toman medidas urgentes, veremos desaparecer nuestra biodiversidad pero también las explotaciones de alta montaña, como estamos viendo desaparecer las del sector lácteo”, advirtió.

 

“La incapacidad de la Consejería de Ganadería para acordar soluciones es palpable”, según la socialista que aseguró que “sólo ven el bosque y el monte para sacar dinero y no para proteger la biodiversidad y el medio de vida de muchas personas”.

 

En este sentido, se refirió a que “su burocracia está haciendo perder a los ganaderos terreno de pasto para su ganado y a nuestros pueblos un patrimonio natural que no tiene precio”. Méndez recordó que las Juntas Vecinales solicitan estas labores de desbroce y se tarda más de tres meses en autorizarlo.

 

La socialista demandó que, una vez planificadas estas tareas de limpieza de montes de forma eficaz, ágil y rigurosa, el Gobierno trabaje en la elaboración de un Plan estratégico de prevención de incendios forestales que migre hacia un modelo de prevención que centre su interés en las gentes que viven en el campo lo que, a juicio de Méndez, implicará integrar conceptos relacionados con el uso del fuego en selvicultura y en la gestión del territorio con el uso cotidiano del fuego por las gentes que en ellos viven, como es el caso de las quemas controladas.

 

También pidió un modelo que cambie hacia la disminución de la carga de combustible en los montes, gracias al aprovechamiento económico de todo su potencial de forma regulada (madera, leña, frutos, hongos, corcho, pasto, etc), contribuyendo así al desarrollo económico de sus pueblos y sus gentes.

 

“El fuego es el principal enemigo de los montes de Cantabria. El 86% de los incendios son intencionados y la causa mas frecuente es la eliminación de matorral por pastores o ganaderos, con el objeto de favorecer la regeneración y el nacimiento de los pastos, un problema cultural que hay que modificar. Por ello, es fundamental apostar por la prevención y evitar el gasto y las pérdidas de masa vegetal en muchos casos irreparables, como apoyan una veintena de entidades conservacionistas, ganaderas y de desarrollo sostenible”, concluyó.

Salir de la versión móvil