En la Copa, sí

El Racing supera la eliminatoria goleando (4-1) a un flojo Salamanca:

La deslavazada Fuente de Cacho de los prolegómenos no presagiaba nada bueno en El Sardinero. Un equipo obligado a remontar la eliminatoria, poco ánimo en la grada, entrenadores interinos y un puñado de aficionados charros ruidosos servían de presentación al “Parido Primero” sin Mandiá.

El Racing arrancó moderadamente bien ante un cuadro salmantino que tardaba escasos segundos en perder sus posesiones de balón. Los santanderinos dominaban sin muchas dificultades y Tchité adelantaba su posterior protagonismo con dos ocasiones consecutivas en los minutos 12 y 14, la primera desperdiciada por culpa de un mal control y la segunda abortada por el meta de la Unión.

En la primera jugada bien trenzada por los castellanos el portero suizo de la Copa en el Racing, Colcorti, evitaba en el minuto 18 el tanto del Salamanca, que sin embargo llegaría apenas un minuto más tarde favorecido por un zaga indecisa y contemplativa: el mismo guión de toda la temporada en El Sardinero, no faltaba una sola coma.

Tras el mazazo, minutos para la desesperanza santanderina: juego horizontal, errores en la entrega, en los controles, en los pases… Y cuando los murmullos de la grada estaban a punto de pasar a un ámbito superior, llegó el gol de la igualada en una jugada “de libro”: apertura a banda hasta Munitis, que levantando la cabeza envía un centro al punto de penal donde aparece el delantero africano del Racing para marcar su primer tanto de la noche. Una jugada que ejemplifica lo sencillo y efectivo que resulta este deporte cuando se interpreta con sencillez.

Este gol variaba al menos el referido guión de lo visto hasta ahora, los cántabros pusieron ganas aunque no mucho acierto y tuvo que ser una absurda patada al pecho de Serrano (muy flojo durante todo el encuentro) la que facilitara el segundo gol del Racing y de Tchité al convertir el subsiguiente penalti, no sin cierto suspense.

Se llegaba así al descanso con el pase de eliminatoria a un solo tanto, por primera vez el cuadro santanderino por delante en El Sardinero y un afición más tranquila e ilusionada sobre todo valorando la entidad del rival, que se presentó como un rival flojo que se marchó al vestuario con los remordimientos de quien tanto tuvo y tan poco supo conservar…

En la reanudación, Tchité seguía reclamando protagonismo al minuto y medio, con una internada a pase de Serrano que llevó peligro al área salmantina, Geijo lo imitaba dos minutos más tarde con idéntico resultado. En el minuto 51 Luis García sustituía a Serrano y el Racing lograba así más toque de balón sacrificando una velocidad teórica, ya que el 11 racinguista no 3estuvo acertado el tiempo que estuvo en el césped. Esto coincidió con la asunción de mando de Gonzalo Colsa, convertido de nuevo en medio centro constructor y repartidor de juego, hasta que antes del primer cuarto de hora Geijo asistía a un veloz Tchité para que éste, a trancas y a barrancas, subiese el tercero al electrónico y dejase encarrilado partido y eliminatoria.

Se vieron entonces los mejores momentos de la temporada, con un equipo ágil en el toque, firme en tareas defensivas y valientes y acertados en el regate sus jugadores. Colsa dominaba, García templaba y Munitis percutía y asistía. Y Tchité a lo suyo: remataba de cabeza alto en el 25 y peleaba lo indecible contra la zaga charra.

Xisco sustituía a Geijo en el 73 y besó el santo apenas un minuto más tarde tras otra gran asistencia de Munitis. Jugada de delantero rápido, listo y certero en el uno contra uno. No pude ver la cara del sustituido Geijo, pero me hubiese gustado.

A falta de trece minutos para el final, Morris era expulsado al ver la segunda amarilla y el héroe de la noche y al parecer especialista en resolver eliminatorias coperas Tchité dejaba entre aplausos su sitio a Moratón para no deslucir el resultado, aunque esto resultara altamente improbable dado el escaso balance ofensivo del Salamanca, que en ningún momento tras aquél gol dio más sensación de peligro, no así el Racing, que aún tuvo en las botas de Xisco el quinto de la noche si hubiera llegado a un centro envenenado de Pinillos.

De manera que el Racing se planta en octavos de final con algunas conclusiones importantes tras el partido de ayer: la primera de ellas es que Gonzalo Colsa aun puede, y además debe, erigirse en constructor del juego cántabro evitando compartir línea con Lacen, al que basta adelantar o retrasar unos metros para multiplicar positivamente el protagonismo del ramaliego. La segunda conclusión es que Luis García va adquiriendo forma física junto a su indudable calidad y cada vez más se presenta como alternativa fiable para cualquier parcela del ataque santanderino. Otra conclusión es que Pedro Munitis juega mejor tras descansar, bien sea una jornada completa o tal vez baste con menos. Otra conclusión, esta procupante, es la absoluta falta de gol de Geijo (levemente compensada por sus asistencias), y por lo visto en el campo, Xisco aparece con fuerza. Y la conclusión menos positiva es que el gol del Salamanca puso en evidencia una vez más las carencias de la zaga: quien venga al banquillo del Racing tiene claramente su primera tarea en este sentido. Osmar y el defenestrado Oriol pueden tener mucho que decir.

FICHA TÉCNICA:

Racing: Coltorti; Pinillos, Morris, Henrique, Sepsi; Munitis, Colsa, Lacen, Serrano (Luis García, min 51); Geijo (Xisco, min 74) y Tchité (Moratón, min 79).

Salamanca: Bernabé; Zamora, Murillo, Goikoetxea, Rossato; Laionel (Gorka min 74), Álvaro, Hugo Leal, Perico (Toti, min 58); Linares (Kike, min 66) y Despotovic.

Goles: 0-1, min 20. Perico. 1-1, min 36. Tchité. 2-1, min 44. Tchité, de penalti. 3-1, min 57. Murillo, en propia puerta. 4-1, min 74. Xisco.

Árbitro: Muñiz Fernández (comité asturiano). Mostró cartulinas amarillas a Sepsi, Luis García, Xisco y Morris (2), expulsado en el minuto 77, por el Racing y a Goikoetxea, Laionel, Zamora, Hugo Leal y Perico por el Salamanca y expulsó al entrenador Juan Carlos Oliva (min 60).

 

 

Publicada el
Categorizado como Deportes

Por David Laguillo

Cantabria Diario

Ver todas las entradas de David Laguillo.