España registra un aumento de intoxicaciones por dióxido de cloro, un compuesto tóxico y nocivo para la salud

-De abril a julio se han atendido 26 consultas telefónicas por consumo de MMS

-El principal “gurú” de este tipo de lejía a nivel internacional es Andreas Kalcker, un ciudadano de origen alemán que no tiene cualificación médica ni científica y ha sido denunciado en Argentina tras la muerte de un niño de 5 años

El Servicio de Información Toxicológica (SIT) del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), perteneciente al Ministerio de Justicia, ha emitido una alerta tras detectar que la “Solución Mineral Milagrosa” (MMS) que es en realidad un compuesto tóxico (clorito de sodio al 28%) y nocivo para la salud humana, está siendo promocionada por los grupos negacionistas del SARS-CoV-2.

El SIT advierte de que ha atendido, durante los meses de abril a julio de 2020, 26 consultas telefónicas por consumo de MMS, lo que supone ‘un incremento muy significativo de este tipo de intoxicaciones en España durante la pandemia’.

A raíz de la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 multitud de empresarios sin escrúpulos están promocionando y vendiendo productos y kits de dióxido de cloro, también conocido como CDS y MMS, un brebaje tóxico que se está difundiendo ampliamente a través de internet y en grupos de Facebook, Telegram y WhatsApp donde personas sin cualificación sanitaria ni científica lo recomiendan para diversas dolencias.

El SIT explica que en 2019 sólo se registraron 8 consultas causadas por ingesta de este producto, pero se ha registrado un notable aumento hasta las 26 consultas en 2020 durante la pandemia. El MMS es un compuesto tóxico por inhalación, ingesta o contacto por la piel y mucosas por ser altamente irritante, señala el SIT.

Además, advierte de “que en modo alguno está indicado para el consumo humano, ni para el tratamiento de ninguna enfermedad no existiendo ningún estudio científico que demuestre las propiedades curativas”.

Este producto se vende a través de internet, y se difunden a la vez “protocolos” donde Andreas Ludwig Kalcker, que no es médico ni científico, indica diferentes formas de administración para el tratamiento del autismo, cáncer, malaria, diabetes y ahora COVID-19, entre muchas otras enfermedades.

Sin embargo, advierte el SIT, el MMS es una solución acuosa con una alta toxicidad que no está hecho para ser ingerido por las personas.

Efectos tóxicos a largo plazo

En la misma línea, tanto la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) en España, como la Food and Drug Administration (FDA) en EEUU, han llamado también la atención sobre la peligrosidad de dicho producto. Los efectos tóxicos provocados por la ingesta de MMS pueden afectar a diferentes órganos, y pueden producir insuficiencia hepática y nefrotoxicidad, así como hemólisis e insuficiencia renal.

La eliminación de esta sustancia tóxica se produce exclusivamente a través de los riñones y se excreta lentamente, por lo que, la administración intermitente, puede tener un efecto acumulativo, han explicado desde el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses.

Por otro lado, los posibles efectos tóxicos que se pueden producir tras la ingesta de MMS son: alteraciones digestivas como náuseas, vómitos y diarrea; hipotensión;cianosis; alteracionesmetabólicas como hipercloremia; alteraciones pulmonares como edema pulmonar; así como cefalea y edema cerebral.