• 30 de junio de 2022

Estafaron a un hombre más de 365.000 euros en criptomonedas tras ser captado a través de Tinder

Aumentan las denuncias por estafas con criptomonedas y chiringuitos financieros

Esta denuncia se presentó en enero en el País Vasco

Las llamadas telefónicas a las víctimas muchas veces se efectúan desde fuera de España, lo que dificulta el seguimiento de los criminales

365.660 euros. Esa es la escalofriante cifra total que un hombre vasco denunció en enero por haber sido estafado a través de Tinder y mediante una presunta inversión en criptomonedas.

En los últimos tiempos se registra un notable aumento de denuncias de chiringuitos financieros y estafas con criptomonedas, que desde «call centers» ubicados muchas veces fuera de España, abrasan a llamadas telefónicas agresivas a las víctimas para sacarles todo el dinero posible.

Dinero que, una vez metido en la presunta plataforma de inversión, ya nunca se vuelve a ver, sin rastro del dinero invertido inicialmente ni las presuntas ganancias.

Es lo que le pasó a este ciudadano vasco, que se vio seducido en la plataforma Tinder por una mujer que respondía al nombre de Vivian. Esa persona le proporcionó varios números de teléfono y, una vez ganada su confianza, le guió para «invertir» dinero en una plataforma vinculada a las presuntas inversiones con criptomonedas.

Cuando el dinero inicial de la «inversión» se perdió y acabó en las manos de los cibercriminales, llegó el momento en el que la víctima se vio forzada a pedir créditos bancarios e hipotecarios hasta llegar a la escalofriante cifra total de más de 365.000 euros. Todo con la amenaza de no recuperar nunca la inversión inicial si no se mete más dinero en el bolsillo de los cibercriminales.

Plataformas y «call centers» fuera de España

La persecución de estos delitos se complica porque muchas veces la ubicación de los ciberdelincuentes está en otros países, y porque las plataformas de presuntas inversiones con autorización de algunas jurisdicciones laxas como Chipre, favorecen la facilidad de apertura de nuevas plataformas para estafar dinero a la gente.

Sin apenas supervisión previa, en estas jurisdicciones cualquiera puede abrir una «plataforma de inversión»: después contratan un centro de llamadas (call center) y unos anuncios en las redes sociales, y ya está en marcha el chiringuito.

Desde la Asociación de Víctimas de Chiringuitos Financieros VICTIFIN su presidenta Jessica González lo tiene claro: «en la CNMV tienen poco personal y es difícil perseguir delitos cometidos contra ciudadanos españoles desde otras jurisdicciones laxas como Chipre».

Además, los estafadores siempre se aprovechan de algún período de debilidad emocional de las víctimas, a quienes presionan con multitud de engaños «incluso los ciberestafadores se hacen pasar por organismos oficiales, insultan y menosprecian a las víctimas, no tienen escrúpulos».

Tenga cuidado, cualquiera puede caer en este tipo de estafas que, por desgracia, son cada vez más frecuentes dada la alta virtualización de nuestra sociedad.

No suelte su dinero sin estar completamente seguro.

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia