Noticias de Cantabria en Cantabria Diario periódico digital

Hispania Nostra lamenta el derribo de un ala del Antiguo Hospital de Santoña

-Sobre el solar que deja el “anexo” derribado del edificio del siglo XVIII se van a construir viviendas

La asociación conservacionista del patrimonio Hispania Nostra ha denunciado que se han impuesto “los intereses urbanísticos y especulativos sobre los culturales y patrimoniales”, con el derribo de un ala del antiguo hospital militar de Santoña, también conocido como Palacio de los Marqueses de Chiloeches.

En pleno casco urbano de Santoña, el ala oeste de esta edificación del siglo XVIII ha sido demolida hace unos días con el objeto de levantar edificios de viviendas.

Hispania Nostra lamenta esta ‘destrucción de nuestro patrimonio histórico y cultural, que pone de manifiesto la poca sensibilidad que muestran algunas administraciones públicas, anteponiendo la especulación y los posibles réditos económicos a la salvaguarda de nuestros monumentos, que son señas de identidad de cultura’, opina el colectivo en un comunicado.

“Cuidad de vuestros monumentos y no tendréis necesidad de restaurarlos”, afirmó el escritor y crítico de arte John Ruskin ya en el siglo XIX. España es el tercer país del mundo en elementos considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por detrás tan solo de China e Italia.

Hispania Nostra hace un llamamiento a las autoridades civiles, a las asociaciones y a la sociedad en general para que ‘descubramos este inmenso patrimonio y lo cuidemos como merece’.

La casa-palacio –que aún se mantiene en pie y que no se pretende derribar- es un edificio barroco de planta cuadrada, con tres alturas y cubierta a cuatro aguas.

La fachada principal, toda ella de sillería, está orientada al este. En el cuerpo inferior tiene una entrada adintelada en el centro y dos ventanas adinteladas laterales dispuestas de manera simétrica. Las dos plantas superiores son de arenisca trabajada en sillares de almohadillado sobresaliente, típicamente manierista, cuya decoración forma rombos y espigas es única en la región. Tienen balcones corridos con tres antepechos rectangulares en cada uno de ellos.

En el piso superior, el balcón corrido no ocupa toda la fachada, y se flanquea por dos grandes escudos de ornamentación exuberante a base de elementos mitológicos y emblemas de heráldica correspondientes a las distintas casas nobiliarias propietarias del inmueble. Toda la fachada está profusamente decorada con decoración vegetal en frisos y cornisas. La cornisa presenta una fina y detallada decoración vegetal. En la fachada Norte hay dos escudos barrocos sostenidos por niños, también de la familia fundadora.

El ala de la casa-palacio que se acaba de demoler es algo posterior a su construcción, aunque probablemente también del siglo XVIII. Esta zona, bajo una misma techumbre y conformando un sólo edificio, hacía una “L” con respecto a la parte principal.

Hispania Nostra acusa al Ayuntamiento de Santoña y a la Consejería de Cultura de Cantabria, de ‘utilizar su capacidad normativa para que prevalezcan intereses urbanísticos, públicos y privados’, sobre la protección de este histórico Bien de Interés Cultural. A pesar de constituir un edificio único, las entidades interesadas en su derribo lo calificaban ‘indebida y torticeramente de “anexo”, opina Hispania Nostra.

Salir de la versión móvil