La dura cuesta de enero

{xtypo_dropcap}C{/xtypo_dropcap}on las nuevas subidas anunciadas por el gobierno de España, poniendo más cara todavía la luz, el gas o los transportes, la cuesta de enero va a ser todavía más dura para los sufridos cuidadanos. Nos intriga si el gobierno ¿socialista? ¿obrero? de España habrá calculado bien las consecuencias, no tanto sobre su batalla -ya perdida- contra las estadísticas electorales, sino sobre todo sobre la maltrecha economía de los hogares españoles.

Viendo la tasa de paro y la dureza de llegar a fin de mes, donde cada vez todo es más caro -desde los productos diarios más utilizados hasta los servicios básicos-, y sin embargo los sueldos y los ingresos de los hogares no suben -incluso a veces bajan o desaparecen-, no parece muy lógico continuar ahogando a los ciudadanos, sumiendo a las economías familiares y pymes en situaciones cercanas a la ruina.

Más bien parece una forma de hacer política plegándose a ese ente amorfo llamado ‘los mercados’, una forma de prohibir y legislar sin mirar a los lados, sin medir las consecuencias ni pararse a pensar cómo aliviar la mala situación que sufren muchas de las personas por cuyo bien dicen gobernar. Y, por supuesto, una forma de hacer las cosas presionando siempre a los mismos, sin ni siquiera plantearse meter mano al bolsillo de la gente con más dinero y poder.

Sin duda, una errónea forma de llevar un país hacia un destino cada vez más incierto.

 

 

Publicada el
Categorizado como Editorial

Por David Laguillo

Cantabria Diario

Ver todas las entradas de David Laguillo.