La Filmoteca presenta el lunes 7 la película “The Jairi” del director Manu Ochoa

Santander, 3 de mayo de 2018 La Filmoteca de Cantabria estrena el próximo lunes día 7 de mayo la película “The Jairi” del realizador Manu Ochoa. Rodada íntegramente en blanco y negro, la película nos habla de tres escritores – una mujer y dos hombres – que se reúnen en un bar y comentan sus proyectos narrativos, unidos por el denominador común de escribir y cumplir sus sueños.

Rodada en el modo cine mudo en las escenas rodadas en las localidades cántabras de Santander y Camargo, la cinta y cuenta en sus principales papeles con conocidos actores y actrices de Cantabria, como son los casos de: Fernando Madrazo, Juanjo Paredes, Alberto Sebastián, Silvia San Vicente, Marga Sánchez, Javier Cuesta, Teresa Argüelles y una larga lista de otros actores y actrices en pequeños papeles que completan el reparto. Y como ayudante de dirección, la directora de cortometrajes Charo Gutiérrez.

Manu Ochoa

Actor y director aragonés, lleva realizados 17 largometrajes. Se define como “escritor compulsivo”, siempre tiene en reserva unos cuantos guiones por realizar. Sirva de ejemplo que en 2013 estrenó 5 largometrajes, entre los que se encontraba Elvira, presentada en la Sección Oficial del Festival de Cine de Alicante).   Además destacan Amor verdadero, Gafas de ver. Irracional y Rubia rota, rodada en 2016 en Santander.

Las películas de Manu Ochoa tienen una particularidad: están rodadas con unos presupuestos muy bajos, que rondan los 1.000 euros. Se inscriben claramente en la tendencia low cost del cine actual, aunque él prefiere la denominación de cine de autor. Una forma alternativa de hacer cine con bajo presupuesto y tecnología de vídeo digital, que se entiende como un derivado del cine independiente. Para situarnos Carmina o revienta, primer trabajo como director del actor Paco León, fue realizada con lo que se considera un bajo presupuesto, 40.000 euros, y Las brujas de Zugarramurdi de Alex de la Iglesia cuenta con un presupuesto de 6 millones de euros.

En cuanto a su vocación de actor, todo empieza en la Escuela de Teatro Cristina Rota (Centro de Nuevos Creadores), donde se da cuenta de que “como no nos llamaba nadie, nos dijimos con mis compañeros que teníamos que hacer nuestra propia película. Era nuestra ilusión.” Esto le quedará marcado, porque siempre que puede y lo cree conveniente aparece en sus películas, y no en papeles cortos, muchas veces está entre los protagonistas. Así ocurre por ejemplo con Rubia rota, que rodó a finales de 2016 también en Santander, y en esta The Jairi que presentamos ahora.

Como director de cine, lo es de manera totalmente autodidacta, y nunca se olvida de su papel de actor: “Soy cineasta, fanático de ver cine. Desde niño, el cine es mi pasión. Quería ser actor y desde Logroño me vine a Madrid. Nunca me había planteado ser director y si te digo la verdad, yo empecé a hacer esto porque quería salir en mis películas. A mi me gusta actuar, yo quiero actuar, salgo en todas mis películas. Me encanta. No tengo formación de director. Aprendo a base de hacer películas. Actuar me encanta, dirigir también. Es cierto que hay días que estoy quemado, tengo que hacer mil cosas, organizar rodajes, buscar localizaciones, ver a los actores, organizar el equipo técnico, el montaje… entonces no me dedico a esto como lo hace un director, es que me dedico a hacer de todo. Es lo que hay pero me he acostumbrado.”

Manu Ochoa no solo dirige y actúa, también se ocupa de prácticamente todo lo que rodea al rodaje de una película: escritura del guión, casting, búsqueda de localizaciones, montaje, postproducción… Su pasión por rodar es tal que está por encima de todo, incluído el agotamiento que debe suponer estar pegado a la película como creador desde su gestación hasta su estreno en la sala.