UIMP

La Fiscalía de la Audiencia Nacional y la Policía Judicial piden crear la figura de pertenencia a organización criminal para “prevenir” delitos

Zaragoza aboga por redefinir las competencias de la Audiencia Nacional y formar jueces especializados en delincuencia organizada

 

 

 

La Fiscalía de la Audiencia Nacional y la Policía Judicial han reclamado hoy la creación de la figura de pertenencia a organización criminal para ser “eficaces” y “prevenir” el crimen organizado. En este sentido confiaron en que la reforma del Código Penal recoja “por fin” este tipo penal.

Así lo solicitaron el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Alberto Zaragoza, y el comisario general de la Policía Judicial, Juan Antonio González, durante su intervención en el Seminario ‘Modernización y prevención en las políticas públicas de seguridad’ organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander.

Zaragoza consideró que la creación de esta figura penal es “la reforma más importante para ser eficaces desde el punto de vista preventivo”, tal y como ocurre con la de pertenencia a organización terrorista, que se está aplicando “incluso antes de que se empiecen a preparar atentados”.

El fiscal jefe apostó también por la configuración de una estrategia nacional contra el crimen organizado, que se sustente en los pilares de especialización jurisdiccional, modernización de la Administración de Justicia, política preventiva con los instrumentos procesales adecuados y cooperación internacional.

En esta línea abogó por la especialización de los jueces de instrucción, al igual que existen policías y fiscales “específicamente preparados”. Esta reforma sería, desde su punto de vista, “bien sencilla” y debería pasar por “redefinir el marco de competencias de la Audiencia Nacional”, como “institución especializada en la lucha contra el crimen organizado”.

Igualmente, el fiscal jefe de la Audiencia subrayó la necesidad de “modernizar” la Administración de Justicia y se mostró partidario de que las fiscalías centrales dispongan de “sistemas informáticos que permitan realizar labores de inteligencia con la propia información judicial” y, además, de “regular de forma adecuada el acceso de la inteligencia a los procesos penales” para convertir la información “en prueba”.

Finalmente, Zaragoza destacó que la cooperación internacional es “la piedra angular de la eficacia de la lucha de los estados contra el terrorismo y el crimen organizado” y dijo que sin ella “las organizaciones criminales operarían de forma trasnacional y los estados responderían de manera local”.

De esta manera, puso como ejemplo la cooperación antiterrorista de España y Francia y afirmó que “el acceso en tiempo real” a la información de cada operación “es la clave para prevenir atentados”.

Nueva delincuencia

En su intervención, el general jefe de la Policía Judicial, Francisco Rico, se refirió al crimen organizado “moderno”, surgido como consecuencia de la globalización y el avance del conocimiento, al que definió como “un contrabando llevado hasta su nivel más elevado, que trata de poner mercancía en lugares atractivos con el único fin de conseguir dinero”.

Asimismo insistió en que las organizaciones criminales han cambiado para “convertirse más en una empresa que trata con sus clientes que en un grupo que incomoda a la sociedad”. “El criminal de alto nivel ha pasado a ser considerado como un empresario de éxito y, por lo tanto, tiene a sus clientes a los que tiene que cuidar”, matizó.

En los mimos términos se expresó el comisario general de la Policía Judicial, Juan Antonio González, quien recordó que España se caracterizaba hasta hace pocos años por una “delincuencia individual”, que ha ido evolucionando hacia unos grupos de delincuentes de dimensiones “más internacionales”, que “asumen el crimen como negocio y buscan el beneficio económico y para conseguirlo les da igual los fines que tengan que emplear”.

Para luchar contra el nuevo crimen organizado los dos dirigentes de la Policía Judicial abogaron por el uso de la “inteligencia”, entendida como “una información procesada en forma de conocimiento para llevar a cabo una acción”. Como ejemplo, González habló de los “análisis estratégicos y operativos” que el Cuerpo Nacional de Policía realiza para desarrollar planes de actuación contra este tipo de delincuencia, así como para hacer estudios comparativos de los casos o entre grupos de autores.

Por su parte, Rico recomendó impulsar “herramientas fundamentales” para la investigación del actual crimen organizado como la potenciación de la figura del “agente encubierto”, algo cada vez más difícil por la existencia de bandas internacionales, o la creación de un programa de protección de los testigos, una iniciativa que, según dijo, “podría ser europea”.

You may also like

Comments are closed.

More in:UIMP