La Policía Nacional rescata a un niño de cuatro años que se había quedado encerrado en el baño

Agentes de la Policía Nacional consiguieron auxiliar y rescatar a un niño de cuatro años que se había quedado encerrado en una habitación, concretamente en el baño, de una vivienda de la calle San Luis, originando un gran estado de agitación y nerviosismo por parte de su madre y del niño, que no lograban abrir la puerta.

Sobre las 19,00 horas del pasado domingo, se recibe en la Sala del 091 una llamada telefónica efectuada por una vecina, comunicando que estaba escuchando fuertes voces entre la madre y un niño de dicho inmueble, presentando los mismos un gran estado de agitación nerviosa.

Desplazada al lugar una dotación policial de la Brigada de Seguridad Ciudadana, comprobaron, tras entrevistarse con la madre del niño, que su hijo se había quedado encerrado en la habitación del baño y que llevaban bastante tiempo intentando conseguir abrir la puerta, sin conseguirlo, lo que originó el consiguiente estado de nerviosismo por parte de ambos.

Los efectivos policiales desplazados intentaron, para abrir la puerta, desmontar la cerradura de la habitación con un destornillador, resultando la operación infructuosa, mientras al propio tiempo calmaban el desasosiego de madre e hijo.

Momentos después, tras observar desde el “patio de luces” que la ventana de dicha habitación se encontraba abierta, solicitaron la colaboración de un vecino para que les facilitara una escalera. A través de la misma, uno de los Policías desplazados, consiguió agarrarse a la repisa de la ventana y escalar a pulso para llegar hasta ella e introducirse en la habitación, ya que la altura de la escalera era de un metro y medio inferior, a la altura en que se encontraba dicha ventana, desde la base de dicho patio.

Una vez dentro del baño logró calmar al menor, que se encontraba muy asustado por lo acontecido, abriendo la puerta y culminando la intervención con el reencuentro de la madre y su hijo, sin ninguna lesión por ninguna de las partes.