La Unión asegura que ’empresas amigas del PP’ disfrutan ‘a sus anchas’ del dinero público de los ciudadanos de Cantabria

cantabria_diario_fotografias3368
Mensajes y flores en recuerdo de Amparo Pérez, fallecida poco después de derribarse su casa en la S-20

La formación política LA UNIÓN (LU) denunció que el Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Santander, cuando licitó el vial de conexión de la S-20, adjudicado a las empresas Isolux Corsan y Copsesa, ya conocía el informe del Tribunal de Cuentas, según el cual se rechazaba que las presuntas causas geológicas puedan ser motivo para aprobar un modificado del presupuesto.

A pesar de ello, la Junta de Gobierno Local “convocó el concurso bajo la promesa de aprobar un modificado del presupuesto”, precisamente por motivos geológicos, el cual efectivamente ha aprobado, “beneficiando así a los adjudicatarios de la obra y perjudicando al resto de licitadores y al dinero de los vecinos de Santander”, en palabras de Rafael Sebrango, Presidente de la formación.

“Vamos a acabar con esta muestra de corrupción”, prometen desde LA UNIÓN (LU), y “ya no va ser posible que las empresas amigas del PP disfruten a sus anchas del dinero público” de los ciudadanos de Cantabria y de Santander especialmente.

Se ha convertido en “Marca Santander” el utilizar ‘fraudulentamente’ la Ley para “garantizar obras a las empresas amigas”, lo cual, afirmó Sebrango “también hemos visto en el contrato de adjudicación de la basura”.

Sebrango aseguró que si su formación gobierna “se garantizará a los ciudadanos de Cantabria que las obras que pagan de sus impuestos, no llevan sobreprecio”, proclamó.

“El precio de la obras será el justo, sin regalo en forma de modificados de presupuesto para nadie”, lo cual, afirmó se va a hacer aplicando la doctrina del propio Tribunal de Cuentas, y emplazando a los concursantes a que estudien debidamente la obra a la que van a ofertar, porque “la oferta que presenten será lo único que cobrarán”.

“Erradicar esta práctica corrupta”, continuó el representante de LA UNIÓN (LU), “nos permitirá ahorrar muchísimo dinero público”, el cual, recordó “se recauda a costa del sacrificio de mucha gente”.

El Tribunal de Cuentas, en su sesión plenaria del 28 de Noviembre de 2013, aprobó el Informe de Fiscalización del Sector Público Local del año 2011, en el cual el Ayuntamiento de Santander “fue cazado” en todos los expedientes estudiados por el Tribunal.

En dicho informe, en sus páginas 143 y 144, y en relación con el otro vial de la misma S-20, el órgano de fiscalización ya advierte al Ayuntamiento de Santander, que “las causas geológicas no son imprevisibles”, por lo que “no puede aprobarse un modificado del presupuesto”.

A pesar de ello, el Ayuntamiento, para este segundo vial de la S-20 “ha vuelto a aprobar otro modificado por la misma causa”.

Al equipo de Gobierno de Santander “le preocupa más favorecer a sus empresas amigas, que ser decente”, acusó Sebrango, y se “ha convertido en un mal guardián del dinero público, del dinero de los demás”.