Más de 1.100 niños participaron en las actividades de ‘El veranuco’

El Ayuntamiento de Santander incrementó cerca de un 6 por ciento el número de plazas ofertadas en la XIII edición del programa de ocio vacacional “El Veranuco”, según anunció del concejal de Familia y Servicios Sociales, Antonio Gómez.
En este sentido, precisó que, finalmente, fueron 1.104 los niños con edades comprendidas entre los 4 y los 12 años que participaron en los cuatro turnos celebrados entre el 1 de julio y el 6 de septiembre en diez colegios de la ciudad.
“Una vez más reiteramos nuestro compromiso con las familias santanderinas y, en este caso, lo hicimos incrementando, en la medida de lo posible, las plazas disponibles para un programa que, verano tras verano, se consolida como una eficaz herramienta para conciliar la vida laboral y familiar, durante las vacaciones escolares”, recalcó el edil.
Gómez incidió en que, además, “El Veranuco” ofrece un ocio educativo a niños con edades comprendidas entre los 4 y los 12 años y favorece la preservación familiar en situaciones de exclusión social o situaciones sociofamiliares de riesgo, que afectan al desarrollo de los menores.
Para ello, según dijo, el programa municipal de ocio vacacional organiza actividades, que incluyen juegos, talleres, visitas culturales, salidas culturales por la ciudad y actividades deportivas, que se desarrolla en cuatro turnos quincenales, con cuatro temáticas diferentes como hilo conductor.
El responsable de Familia y Servicios Sociales recordó que la XIII edición de “El Veranuco” ofertó, inicialmente, 220 plazas para niños de entre 4 y 6 años -Pequeveranuco-; 520 para niños de entre 7 y 12 años -Veranuco Junior-; 200 para niños de 7 a 12 años con servicio de comedor y 20 para atención especializada e integración, que se fueron aumentando, en función de la demanda de las familias y de las posibilidades organizativas.
En todos los casos, añadió, las actividades se desarrollaron de lunes a viernes de 9:00 a 13:30 horas o de 9:00 a 17:00 horas, en el caso de los turnos que incluyan servicio de comedor.
Asimismo, el Consistorio santanderino ofertó en todos los colegios un servicio gratuito de guardería, previo aviso a los monitores, con entrada a las 8:30 horas y recogida a las 15:00 horas, con el objetivo de facilitar la entrega y recogida de los menores en aquellos casos en los que el horario laboral de sus progenitores coincidía con el del programa.

Cuatro turnos, cuatro temáticas
“El tema de las actividades realizadas, hilo conductor de las mismas, ha sido diferente para cada quincena”, destacó el responsable de Familia y Servicios Sociales, quien aseguró que, de esta forma, los niños y niñas que han necesitado participar en varias quincenas han disfrutado de una mayor variedad y dinámica, reduciendo la sensación de monotonía.
“El año internacional de la cooperación en la esfera del agua” fue el lema elegido para el primero de los cuatro turnos celebrado del 1 al 12 de julio, en el que se promovió la cooperación para mejorar el estado y el suministro del agua en el mundo.
Con este objetivo, se trataron algunos datos ambientales preocupantes sobre el agua y el acceso a este recurso, destacando la importancia de cumplir el derecho humano al agua y al saneamiento y se realizaron juegos y actividades relacionadas con el ciclo del agua, visitas al Museo Marítimo y al parque del agua.
Del 15 al 31 de julio se celebró el segundo turno bajo el título de “El gran prix del verano”, en el que se realizaron juegos del estilo a los que se llevaban a cabo en el programa de televisión, actividades deportivas, destacándose valores como el trabajo en equipo, el juego limpio y la competitividad sana.
Durante el tercer turno, “Construimos nuestra ciudad”, que tuvo lugar del 1 al 16 de agosto, los más pequeños construyeron en cada cole mini ciudades con materiales reciclados, aprendieron los oficios y visitaron los edificios más importantes de Santander como el Parlamento.
“Un veranuco de cuento” fue el nombre el cuarto y último turno, que tuvo lugar del 19 de agosto al 6 de septiembre, en el que, cada día, se realizaron actividades con cuentos y libros de literatura infantil: La Historia Interminable, El Hobbit, Alicia en el país de las Maravillas y la lámpara de Aladino.
El responsable de Familia y Servicios Sociales también se refirió al amplio abanico de actividades educativas que se integraron en el programa de ocio vacacional, basadas en valores cívicos como la tolerancia, convivencia, la solidaridad, la participación activa, el consumo saludable, la coeducación, el trabajo en equipo, todas ellas dirigidas por monitoras y monitores especialistas en Ocio y Tiempo Libre.