Oria participa en el ciclo de mesas redondas sobre Patrimonio y Gastronomía

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad, Jesús Oria, participó ayer en el ciclo de mesas redondas ‘La tradición: del producto y la receta hasta la restauración actual’, organizado por el Aula de Patrimonio de la Universidad de Cantabria (UC) y el suplemento ‘Cantabria en la Mesa’ de El Diario Montañés.

El acto tuvo lugar en el Paraninfo de la UC, en la Sala Fray Antonio de Guevara, y su objetivo fue ofrecer una visión sobre el presente, pasado y futuro de la cocina en la región, entendido como manifestación etnográfica y cultural.

En la mesa redonda participaron, además del consejero, el cocinero Floren Bueyes; los responsables de los restaurantes Deluz y Machichaco, Carlos y Lucía Zarmora, respectivamente, y Roberto Ruiz Salces, historiador y doctor en Antropología. El debate giró en torno a la producción y promoción agroalimentaria, y a la potenciación de los sellos de calidad, con el objetivo de determinar si la cocina de la región puede llegar a alcanzar alguna de las figuras de protección de las que manejan sus legislaciones en materia de patrimonio cultural.

Oria se refirió a la apuesta por la calidad de los productos agroalimentarios llevada a cabo por su departamento, un proceso abordado en estrecha colaboración con el propio sector, que ha dado lugar a que hoy contemos con siete productos que gozan del reconocimiento europeo de la máxima calidad debida a su origen. Concretamente, las denominaciones de origen protegidas: Queso ‘Nata de Cantabria’, ‘Quesucos de Liébana’ y Queso ‘Picón Bejes-Tresviso’; las Indicaciones Geográficas Protegidas ‘Carne de Cantabria’ y ‘Sobao Pasiego’, y los vinos con la mención tradicional ‘Vino de la Tierra’ Costa de Cantabria y Liébana.

Además, hay que tener en cuenta los productos incluidos en la marca propia CC Calidad Controlada como son los tomates, los puerros, la patata de Valderredible, las mieles de Liébana y Campoo, y los pimientos de Isla, así como el queso curado de oveja, y las recientes incorporaciones del aguardiente de orujo y los embutidos de especies cinegéticas.

También hay que destacar la producción agraria ecológica para la que Cantabria cuenta con unas condiciones naturales idóneas, dentro de la cual tienen especial importancia la ganadería de leche y carne y los derivados lácteos, mieles, mermeladas, horticultura, etc.