El panorama de Cantabria es «desolador», según el PP

Eduardo Van den Eynde (PP)
Eduardo Van den Eynde (PP)

El portavoz parlamentario del Partido Popular, Eduardo Van den Eynde, ha mostrado este miércoles su preocupación por los datos que acaba de hacer públicos el Instituto Nacional de Estadística (INE), que sitúan a Cantabria a la cola de España en términos de cifra de negocio del sector industrial. A los malos datos del empleo, el aumento de la deuda o la ‘fuga’ de empresas, se unen los malos datos de la facturación en la industria, que ha caído casi un 20%.

Concretamente dicha cifra cayó en poco menos de un 19%, frente a la caída nacional de apenas un 2,6% “lo que sigue demostrando algo que venimos advirtiendo desde hace meses, que la región está muy tocada, que los síntomas son de que esto puede ir a peor, y lo más preocupante es que no hay capacidad de reacción alguna desde el gobierno”.

Van den Eynde reflexiona que el problema “no es sólo estar en cifras negativas, es que estamos mucho peor que la media nacional y el relato de esta caída generalizada de nuestra economía es cada vez más consistente y nos ofrece más variables negativas sobre las que preocuparnos”.

“El panorama no puede ser más desolador, con recortes en las políticas de empleo, recortes en la investigación, y una consejería de Industria que está de adorno al no contar con SODERCAN, vital para el desarrollo de política industrial”.

Para el portavoz Popular el gobierno debe ‘tomarse en serio’ esta situación “porque no nos vale con ‘esperar a que escampe’. ‘Es que igual para cuando escampe esto es un solar. Realmente este gobierno está demostrando ser mucho peor de lo que nos podíamos esperar’.

“La recuperación en la que se encontraba Cantabria hasta mediados de 2015 requería continuidad en las políticas, porque en un entorno tan complejo como en el que nos movemos la mejor solución es no tocar lo que funciona si no es para mejorarlo”.

“Sin embargo”, añade Van den Eynde, “tenemos un gobierno que realmente nadie sabe a qué está. No vemos un liderazgo claro ni un proyecto de región. Tenemos un presidente que ya aburre con sus análisis de lo que pasa fuera de Cantabria pero que aquí no es capaz de plantear soluciones a nada. Revilla está más ‘reina madre’ que nunca, nadie entiende para qué quiere ser presidente si luego no ejerce como tal. Mientras Revilla espera, Cantabria desespera”.

“Cantabria necesita urgentemente que alguien tome las riendas de la región porque nos estamos yendo a pique, y por desgracia el capitán parece que ha sido el primero en abandonar el barco”.