253 matrimonios se rompieron en Cantabria de julio a septiembre, un 5,24% menos que un año antes

253 matrimonios se rompieron en Cantabria de julio a septiembre, un 5,24% menos que un año antes

 

 

  • Se presentaron 4,4 demandas de disolución matrimonial por cada 10.000 habitantes, una tasa inferior a la media nacional, que fue de 4,7

  • Los juzgados cántabros recibieron 104 peticiones de modificación de medidas acordadas en sentencia y 84 solicitudes para que se adopten medidas sobre descendientes nacidos en parejas no casadas

Santander, 13 de diciembre de 2019.- Los órganos judiciales de Cantabria recibieron 253 demandas de disolución matrimonial a lo largo del tercer trimestre de este año, lo que supone una reducción del 5,24 por ciento respecto a las presentadas en el mismo periodo de 2018, cuando se registraron 267. A nivel nacional, las demandas de disolución matrimonial crecieron levemente (un 1,4 por ciento).

De julio a septiembre, se presentaron en los juzgados de la región 4,4 demandas por cada diez mil habitantes, una tasa ligeramente inferior a la media del conjunto de las comunidades autónomas, que fue de 4,7.

Así se desprende del informe del Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial elaborado con datos relativos a la actividad de los Juzgados de Primera Instancia con competencia en familia, y que ha sido difundido hoy con los del tercer trimestre de este año.

En el periodo analizado, los órganos judiciales de Cantabria registraron, además, 104 peticiones de modificación de medidas acordadas en sentencia y 84 procedimientos para la fijación de medidas de guarda y custodia sobre menores nacidos en parejas no casadas y que se han disuelto.

Menos divorcios

Dentro de la denominación “disoluciones matrimoniales” el informe se refiere a las separaciones consensuadas y las no consensuadas, los divorcios de mutuo acuerdo y los contenciosos, y las nulidades matrimoniales.

En el periodo analizado se presentaron en Cantabria menos demandas de divorcio que en el mismo periodo de un año antes: 244 frente a las 247 de 2018.

Del total, 148 eran demandas de divorcio acordadas –un 3,3 por ciento menos- y 96 eran litigiosas –un 2,1 por ciento más.

En el conjunto del país, los divorcios consensuados crecieron un 2,9 por ciento mientras que los litigiosos se redujeron un 0,4 por ciento.

En cuanto a las demandas de separación, los juzgados de familia de Cantabria registraron de julio a septiembre nueve procedimientos de este tipo, once menos que un año antes.

De ellos, ocho eran separaciones consensuadas (seis menos que en 2018, un decremento del 42,9 por ciento) y uno contencioso (cinco menos, esto es, una disminución del 83,3 por ciento).

A nivel nacional, separaciones consensuadas se incrementaron un 1,6 por ciento mientas que las litigiosas experimentaron un decremento del 5,6 por ciento.

Por otro lado, durante el periodo analizado no se registró ningún procedimiento de nulidad matrimonial en la región, al igual que en 2018.

Por debajo de la media nacional

Poniendo en relación las demandas de disolución matrimonial con la población, Cantabria registró 4,4 por cada diez mil habitantes, por debajo de la media española, que se situó en 4,7.

A la cabeza se encuentran Islas Baleares, Canarias y la Comunidad Valenciana, donde se presentaron, respectivamente, 5,6, 5,5 y 5,4 demandas por cada diez mil habitantes.

La comunidad que registró la menor tasa fue La Rioja, seguida del País Vasco y Castilla y León (3,4, 3,7 y 3,9, respectivamente).

Separaciones y divorcios por partidos judiciales

Por partidos judiciales, en Santander se presentaron 108 demandas de disolución matrimonial (67 divorcios consensuados, 35 litigiosos y seis separaciones acordadas) y en Torrelavega las demandas de este tipo ascendieron a 49 (34 divorcios de mutuo acuerdo y quince no consensuados).

En Castro Urdiales, las demandas de disolución matrimonial presentadas en el tercer trimestre de este año fueron 36 (18 divorcios consensuados y otros tantos litigiosos), y en Medio Cudeyo ascendieron a 17 (ocho divorcios de mutuo acuerdo, otros ocho no consensuados y una separación acordada).

En Santoña, los juzgados registraron dieciséis demandas de disolución matrimonial (once divorcios litigiosos y cinco de mutuo acuerdo) y en Laredo catorce (ocho no consensuados y seis consensuados).

Finalmente, en Reinosa, el juzgado registró once demandas de disolución matrimonial (nueve divorcios acordados, uno litigioso y una separación contenciosa), mientras que en San Vicente de la Barquera se recibió una demanda de divorcio consensuado.

Procedimientos de modificación de medidas

La estadística también analiza los procedimientos presentados en los juzgados solicitando la modificación de alguna de las medidas acordadas en sentencia – bien en sentencia de separación, divorcio o nulidad, bien en sentencia en la que el juzgado acordó medidas relativas a la guarda y custodia de hijos e hijas nacidos fuera del matrimonio.

Durante el tercer trimestre de 2019, se registraron 104 peticiones de este tipo, en su mayoría (76) no consensuadas, un 1,3 por ciento menos que en 2018. A nivel nacional, estos procedimientos aumentaron un 4,2 por ciento.

Los procedimientos de modificación de medidas de mutuo acuerdo fueron 28, un doce por ciento más que un año antes. La media nacional creció un 2,6 por ciento.

Finalmente, los juzgados de Cantabria recibieron 84 procedimientos para la adopción de medidas sobre guarda, custodia y alimentos de descendientes nacidos en parejas no casadas que se rompen.

De ellos, 42 eran peticiones contenciosas -un dieciséis por ciento menos- y otras tantas de mutuo acuerdo –un 2,4 por ciento más.

En el conjunto de las comunidades autónomas, las peticiones de medidas sobre guarda, custodia y alimentos contenciosas aumentaron un 4,8 por ciento y las acordadas disminuyeron un 0,3 por ciento.