Alerta naranja por vientos

La parte norte de Santander se encontró durante la tarde colapsada por el tráfico debido a la situación del Instituto Pereda, en la que a causa de fuertes rachas de viento se ha levantado gran parte de su tejado. El viento ha arrancado esta mañana parte del tejado de uralita del polideportivo del IES Pereda, en Santander, aunque afortunadamente no ha habido heridos.

Efectivos de los bomberos y policía local del Ayuntamiento de Santander se desplazaron de manera inmediata hasta el IES José María de Pereda, una vez producido el desprendimiento de parte del tejado de uralita del pabellón polideportivo del citado centro educativo, y permanecieron allí durante parte de la tarde, según indicó el concejal de Protección Ciudadana, Eduardo Arasti. Un total de 35 agentes de la Policía Local y agentes de Movilidad se ocuparon de regular el tráfico rodado en la zona, que fue interrumpido en las calles General Dávila y Camilo Alonso Vega, y desviado por la Avenida de los Castros.

Por su parte, 28 bomberos municipales, apoyados por seis camiones del servicio, participaron en las labores de retirada de las chapas de uralita, lanzadas por el viento hacia la carretera, y afianzamiento de los restos de cubierta del polideportivo.

Otras diez personas del servicio municipal de protección civil, completaron el dispositivo del Ayuntamiento de Santander que trabajó  desde el mediodía en la zona afectada.

Las calles General Dávila y Los Castros, dos de las principales arterias de la ciudad, estuvieron durante esos momentos con la circulación prácticamente detenida. La única solución para los conductores fue intentar transitar por la Autovía del Sardinero S – 20, que también acusó el aumento del tráfico.

La Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria ha suspendido las clases en todos los centros de Primaria y Secundaria a consecuencia del temporal, ante la previsión de que se sigan produciendo fuertes rachas de viento. Los responsables de Educación ya han transmitido esta orden a las direcciones de todos los centros públicos y concertados, en los que no habrá clase esta tarde.

Cantabria permanece en alerta naranja ante la previsión del Instituto Nacional de Estadística de que soplen vientos de hasta 120 kilómetros por hora.