Caja Cantabria vendió un producto bancario de alto riesgo a pequeños ahorradores sin perfil inversor

  • Las preferentes se contratan a “perpetuidad”
  • El Emisor no tiene obligación de reembolsar el principal
  • Un informe de Solventis matizaba que la falta de profundidad en el mercado de las participaciones preferentes “dificultaría una posible venta”
Caja Cantabria vendió un producto bancario de alto riesgo a pequeños ahorradores sin perfil inversor
La sociedad Cantabria Preferentes, S.A.U., dependiente de Caja Cantabria (ahora integrada en Liberbank) emitió en el año 2009 una nueva remesa de las conocidas Participaciones Preferentes -la tercera emisión desde el año 2001, según documentación a la que ha tenido acceso CANTABRIA DIARIO– un complejo producto bancario de alto riesgo, no apto para el perfil medio de ahorrador de usuario de bancos y cajas.
Caja Cantabria y La Caixa acumulan la mayoría de afectados en Cantabria
Sin embargo este tipo de productos fueron ofrecidos a muchos clientes de Caja Cantabria que no tenían perfil inversor y desconocían los entresijos de estos complicados productos, según denuncian los propios afectados.
En muchos casos, los afectados contrataron las Participaciones Preferentes pensando que contrataban un plazo fijo bajo la apariencia de “depósito”, ya que cada tres meses la entidad Caja Cantabria liquidaba los intereses correspondientes. También el factor confianza -adquirida como clientes durante años- en empleados y directores de sucursales de La Caixa y Caja Cantabria (las dos entidades que concentran el mayor número de casos de afectados por participaciones preferentes en Cantabria) influyó en los ahorradores a la hora de aceptar la contratación de estos productos, cuyo tipo de interés anual solía oscilar entre el 1,13 y el 1,6 por ciento.
En el folleto explicativo de estas Participaciones Preferentes se afirma que estos valores son “perpetuos (es decir, el Emisor no tendrá obligación de reembolsar su principal)”. No obstante, el folleto matiza que, pasados cinco años desde la fecha de desembolso, “el Emisor podrá, en cualquier momento, amortizar las participaciones preferentes con autorización previa del Banco de España y Caja Cantabria”.
Difícil posible venta
La empresa de análisis Solventis elaboró un informe sobre esta emisión en el que matizaba que la falta de profundidad en el mercado de las participaciones preferentes “dificultaría una posible venta”, aunque en sus conclusiones destacaba que esta emisión de participaciones preferentes de Caja Cantabria se encontraría ‘dentro de los niveles razonables de mercado’.
Riesgos
Más allá del riesgo de contratar este tipo de inversiones a perpetuidad, la documentación también apunta que existen otros riesgos, como por ejemplo el “Riesgo de variación de calidad crediticia”, ya que en la fecha de la citada última emisión de Participaciones Preferentes, Caja Cantabria tenía asignadas las siguientes calificaciones (ratings) por parte de la agencia de calificación de riesgo crediticio Moody´s Investors Service LTD:
-Largo plazo: A3
-Corto plazo: Prime-2
-Fortaleza financiera: C-
-Perspectiva: Negativa
La entidad bancaria recuerda que una variación de los ratings asignados a Caja Cantabria podría afectar al rating asignado al Emisor, y en consecuencia a su valor de mercado. El propio documento reconoce que las Participaciones Preferentes son un producto “complejo y de carácter perpetuo”, y describe otros riesgos ligados a las Participaciones Preferentes.
“La presente emisión no constituye un depósito bancario y, en consecuencia, no se incluye en las garantías del Fondo de Garantía de Depósitos”, añade el folleto.
Los afectados se movilizan
Pese a que este tipo de producto no se dirige con claridad a ahorradores medios, los miles de afectados por este tipo de productos denuncian que no fueron informados y consideran que se trata de una “estafa”, y para reclamar la devolución total de sus ahorros han organizado diversas convocatorias de concentraciones y manifestaciones de protesta en Santander y Torrelavega, en coordinación con afectados en toda España.
Las últimas acciones reivindicativas realizadas por este colectivo de afectados en Cantabria han sido la colocación de varias vallas gigantes reclamando a La Caixa y Caja Cantabria la devolución de sus ahorros. “Devolvednos nuestro dinero”, señalan las vallas.
Además, para el sábado 19 de mayo está prevista una caravana de coches que partirá a las 11.00 del aparcamiento del Campo del Racing de Santander, en el Sardinero, y recorrerá varios puntos de Cantabria.