Campaña de verano de la Inspección de Trabajo contra el empleo ilegal en la hostelería cántabra

La federación de Servicios para la Movilidad y el Consumo (SMC) de UGT mostró hoy su respaldo a la campaña que en los últimos años realiza todos los veranos la Inspección de Trabajo para combatir la contratación y el empleo fraudulento en el sector de la hostelería cántabra.

Según precisó hoy el responsable regional de SMC-UGT en Cantabria, Luis Ángel Ruiz Cardín, al término de una reunión de una delegación del sindicato con el jefe de la Inspección de Trabajo en Cantabria, Miguel Ángel Gálvez, “estas campañas son más que necesarias tanto por su efecto disuasorio como por su contribución a terminar con el empleo fraudulento en un sector donde la contratación muy temporal, precaria e incluso ilegal se dispara en el verano.

En la reunión, en la que también participó Jesús Velasco, responsable regional del sector de hostelería de UGT, el jefe de la Inspección de Trabajo confirmó que la campaña específica en la hostelería cántabra, que se inició en junio se prolongará hasta el 30 de septiembre.

Según datos aportados por Miguel Ángel Gálvez, la Inspección de Trabajo dictó el año pasado multas por un importe total de más de un millón de euros en la hostelería cántabra y en los seis primeros meses de 2015, sin contabilizarse aún la campaña de verano, ya se han dictado 127 infracciones en este sector por valor de 459.000 euros.

Contratos muy temporales y con exceso de jornada

Los portavoces de SMC-UGT, federación donde se integran en el sindicato los trabajadores del sector hostelería y de toda la industria vinculada al turismo, matizaron que “una parte considerable de la contratación en el sector de hostelería en verano es en fraude de ley e implica jornadas de trabajo muy superiores a las estipuladas en el propio contrato e incluso a los máximos legales”.

“Esas jornadas laborales maratonianas son también una de las principales razones de que hayan crecido las enfermedades profesionales en el sector, sobre todo las lesiones músculo esqueléticas”, subrayaron los representantes sindicales.

La campaña específica de la Inspección de Trabajo en la hostelería cántabra en el verano también supervisa posibles casos de falsos autónomos y acciones para controlar el empleo temporal en bodas, bautizos y comuniones.

En el verano de 2014, más de un 30% de los 56.679 contratos de trabajo registrados en Cantabria entre los meses de junio y agosto fueron suscritos en la hostelería (17.793), principalmente a camareros y cocineros (13.103), y cerca de un 96% de ellos fueron temporales.