Cantabria es la tercera comunidad autónoma con menor tasa de paro

El director general de Trabajo señala que, aunque la situación “es mala”, la región “soporta mejor los efectos de la crisis”

El director general de Trabajo y Empleo, Tristán Martínez, ha destacado hoy que Cantabria es la tercera comunidad autónoma con menor tasa de paro después de Navarra y País Vasco, ya que, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hechos públicos hoy por el Instituto Nacional de Estadística, este dato se sitúa en el 12,6 por ciento, es decir, seis puntos por debajo de la media nacional, que es del 18,8 por ciento.

De esta forma, para el director general de Trabajo, en este contexto de crisis hay “ciertas evidencias” de que ralentizan los indicadores negativos. En su opinión, aunque la situación es “mala”, con 35.000 trabajadores desempleados, Cantabria “soporta mejor los efectos de la crisis” si lo comparamos con el último trimestre de 2007, cuando se hizo patente Cantabria, pasando en aquel momento de un 4 a un 12 por ciento de tasa de paro y en España de un 8 a un 18. En el mismo sentido ha afirmado que, poniendo en relación los datos con los del último trimestre de 2008, “eje central de la crisis”, el incremento del desempleo fue entonces de 7.200 personas, mientras que ahora la cifra es de 3.400 personas, y, además, se ha pasado de un incremento trimestral del 40,13 por ciento a uno del 10,7 por ciento y en términos anuales, de un 95,69 por ciento a un 39,64 por ciento.

Respecto de la ocupación, el director general de Trabajo y Empleo ha explicado que Cantabria tiene en estos momentos una población ocupada de 242.100 personas, de las que un 56,03 por ciento son hombres y un 43,9 por ciento son mujeres.

Tristán Martínez ha destacado la caída en la ocupación en construcción y en hostelería, y ha señalado una reducción de unas 10.000 personas en la ocupación en el sector industrial que, sin embargo, no está en consonancia con el descenso de la afiliación en el mismo sector. Esto se explica por la percepción que tienen los trabajadores que se encuentran en situación de regulación de empleo, y que recoge la EPA, de las posibilidades de tener un empleo en los próximos meses.

Además, el director general ha explicado que “el colectivo que peor lo está pasado” son los inmigrantes, ya que el paro de personas nacionales es del 11,38 por ciento, mientras que la tasa en los extranjeros no comunitarios se sitúa en el 28,57 por ciento.

Por contraposición, como dato positivo ha señalado la calidad en el empleo que se da ahora mismo en Cantabria, ya que el empleo destruido ha sido de carácter temporal en los sectores de industria y construcción. En este sentido, ha apuntado que el 77,6 por ciento de los trabajadores cántabros tiene un contrato indefinido, lo que es tres puntos por encima de la media nacional. La cara negativa de este dato es, según Tristán Martínez, es que “se destruye mucho empleo temporal y se pierden puestos de trabajo ocupados por inmigrantes”. A este respecto, ha afirmado la necesidad de poner en marcha medidas para combatir este deterioro y que supongan “el fomento de la actividad y, en el ámbito de la negociación nacional, una reforma de la contratación centrada en el objetivo prioritario de proteger a los trabajadores sujetos a mayor temporalidad, revisando, para ello, bonificaciones y ayudas”.