Portada

Cantabria tiene un 6% más de mujeres que hombres en edad de trabajar pero un 15% de empleos femeninos menos

  • UGT aclara que, pese a que un 80% de los empleos perdidos desde 2007 son masculinos, las mujeres siguen teniendo menos y más precarios

Cantabria registró al término del año pasado un 6% ó 14.800 mujeres en edad de trabajar más que varones (253.600 mujeres y 238.800 hombres) pero, sin embargo, la región contabilizó un 15% ó 18.400 empleos femeninos menos que masculinos (103.800 por los 122.200 de los hombres), según aclara un informe de la Secretaría Para la Igualdad de UGT con motivo de la conmemoración del 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El informe, elaborado con estadísticas oficiales de la Encuesta de Población Activa (EPA), el Servicio Público Empleo Estatal (SEPE) y el ICANE (Instituto Cántabro de Estadística), subraya que aunque un 83% de los empleos perdidos en Cantabria desde el año 2007 son masculinos (32.400 de un total de 40.900), menos de un 41% de las mujeres cántabras tiene un empleo, un 10,24% menos que los varones, y su tasa de actividad está casi 12 puntos por debajo de la masculina (50,12 por 61,77%).

Según precisa la secretaria Para la Igualdad de UGT en Cantabria, Asunción Villalba, “pese a esta mayor destrucción de empleo masculino en estos años de crisis económica, donde el porcentaje de hombres con un puesto de trabajo ha descendido 10 puntos más que el de las mujeres (un 13,89 por un 2,63% en las mujeres), las diferencias por sexo en detrimento de las mujeres en el mercado laboral siguen siendo notables, tanto en la cantidad como en la calidad de ese empleo”.

“Como mucho se ha producido una cierta equiparación a la baja en ambos sexos y sólo en algunos conceptos por un declive del empleo masculino”, agrega Villalba, para quien “la crisis, la reforma laboral, las medidas de recorte adoptadas y la ausencia de actuaciones públicas específicas, nos están alejando cada vez más de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres y, por el contrario, se está incrementando la desigualdad, la discriminación de las mujeres y su progresivo empobrecimiento”.

Un 70% de empleos parciales femeninos

En este sentido, el informe de UGT matiza que en 2015 las mujeres cántabras acapararon más del 70% de los empleos a tiempo parcial (21.400 de un total de 30.300) y un 62% de los contratos de trabajo registrados a jornada parcial (49.061 de 78.106), pese a que la región registró el año pasado menos ocupadas y menos contratos femeninos que masculinos.

La responsable regional Para la Igualad de UGT agrega que estos empleos a jornada o tiempo parcial “no son ni mucho menos voluntarios porque únicamente un 9% de las mujeres asalariadas cántabras que lo tienen manifiestan no querer uno a tiempo completo”.

Según el último informe anual Mujeres y Hombres desde la Perspectiva de Género del año 2014, que publica el Instituto Cántabro de Estadística (ICANE), más de un 62% de las asalariadas cántabras a tiempo parcial no ha podido encontrar un empleo a tiempo completo y otro casi 16% se resigna a la jornada a tiempo parcial por cuidados a niños y personas dependientes o distintas obligaciones familiares, porcentaje que en los varones apenas afecta al 1,6% de los asalariados en la misma situación.

La Encuesta Social de Cantabria correspondiente al año 2015, que también publica el ICANE, precisa que más de un 20% de las asalariadas cántabras trabaja menos de 30 horas semanales, sólo un 7% de los varones; lo que incide en que una jornada laboral semanal media de una mujer sea de 27,8 horas, cuatro horas menos que la masculina, 31,91 horas.

Un 65% con contratos de no más de cinco meses

La secretaria Para la Igualdad de UGT puntualiza que, “aunque siempre se ha identificado el empleo a tiempo o jornada parcial como una de las principales referencias de la discriminación de las mujeres en el mercado laboral, no es ni con mucho la única y, es más, en los últimos años de crisis económica se ha potenciado otro especialmente preocupante, el predominio femenino en la contratación temporal más precaria y menos duradera”.

En los últimos ocho años, en Cantabria se ha registrado una media anual de 8.763 contratos de trabajo femeninos más que de varones (100.399 por 91.576), aunque las mujeres siguen firmando una media de 279 contratos indefinidos menos y sólo superan a los hombres en los contratos temporales de no más de cinco meses de duración porque en los de mayor vigencia hay más contratos masculinos.

El año pasado, las mujeres suscribieron en Cantabria 69.082 contratos de trabajo temporales de no más de cinco meses de duración, el 65% de toda la contratación femenina y 5.658 más que los varones; todo lo contrario a los de más vigencia o de tiempo indeterminado, donde hubo predominio masculino, 7.175 contratos más que las mujeres (37.434 de varones y 30.259 de mujeres).

Estas diferencias son especialmente visibles en aquellos contratos de trabajo de menor duración registrados por el Servicio Público de Empleo (SEPE), los de menos de cinco días, que el año pasado ya representaban la tercera parte de toda la contratación de la región, aunque las mujeres suscribieron 38.084, 6.177 más que los 31.907 suscritos por los varones.

Además, como puntualiza la secretaria Para la Igualdad y Protección Social de UGT en Cantabria, “haya o no más contratos femeninos que masculinos, siempre el número de mujeres contratadas es inferior al de los varones (33.398 mujeres y 38.191 hombres en 2015), lo que motiva que las mujeres firmen una media de 3,17 contratos cada año, 3,71 en los temporales; muy superior a los 2,82 y 3,23% en los temporales de los hombres”.

You may also like

Comments are closed.

More in:Portada