Coordinadas 17 incidencias por nieve, lluvias y viento

  • Entre las 7:00 y las 19:00 horas se han recibido 74 llamadas relacionadas con estos fenómenos meteorológicos

El Centro de Atención a Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha recibido, en el día de hoy, 74 llamadas relacionadas con los fenómenos meteorológicos adversos que azotan Cantabria. Estos avisos han derivado en la coordinación de 17 incidencias.

Desde las 07:00 hasta las 19:00 horas, el 112 ha atendido 68 llamadas vinculadas a la abundante nieve caída en el interior, que han generado 13 incidencias; 4 con la lluvia como protagonista, que han causado 3 incidencias, y 2 relacionadas con vientos fuertes, que han provocado 1 salida.

Todas las intervenciones han sido de poca relevancia y no han causado ningún daño en personas. Hasta las 09:00 horas de la mañana, momento en el que finalizaba la activación del aviso amarillo por viento en el litoral, este fenómeno ha provocado una única incidencia en Castro Urdiales, al mover una antena que presentaba riesgo de caída a la vía pública.

La lluvia, por su parte, ha dejado dos balsas de agua en la CA-146 a la altura de Ribamontán al Mar, y en la CA-185 a su paso por Camaleño, y una acumulación de agua en un tejado de Torrelavega. Todas se han concentrado también a primera hora de la mañana.

El resto de las incidencias, un total de 13, se han debido a acumulaciones de nieve y granizo en distintos puntos de la red viaria que provocaron, ya en la tarde de ayer, el cierre del puerto de Lunada, y obligan al uso de cadenas en nueve tramos de otras tantas carreteras autonómicas (información actualizada en www.carreterasdecantabria.es).

En la comarca de Liébana, en la que más espesores se preveían y para la que ha estado activado el aviso rojo (riesgo extremo), bomberos del 112, pertenecientes al parque de Tama, han devuelto a la circulación dos vehículos que se habían quedado atascados en la CA-881, que da acceso al valle de Bedoya, y en un vial secundario de dicha carretera. El primero, al encontrarse en una curva con poca visibilidad corría importante riesgo de colisión.