• 30 de septiembre de 2022

CSIF se opone a la incorporación del taxi al transporte sanitario

 CSIF se opone a la incorporación del taxi al transporte sanitario

El sindicato CSIF ha expresado su oposición «frontal» al nuevo intento de la Federación Cántabra del Taxi por incorporarse al transporte sanitario que, a día de hoy, presta el Servicio Cántabro de Salud (SCS) a través de la empresa privada Ambuibérica.

CSIF recuerda que el contrato de Ambuibérica se encuentra en fase de prórroga mientras la Administración decide si saca una nueva licitación o, por el contrario, apuesta por la gestión pública. A este respecto, se manifestó José Alberto Ibargüen, miembro del Comité de Empresa de la actual contrata por la Central Sindical independiente y de Funcionarios (CSIF) Cantabria.

El profesional, con décadas de experiencia en el sector, critica que las “ocurrencias” de los taxistas que “sin formación, competencias ni tan siquiera vehículos habilitados” puedan llevar a un bloqueo de la situación administrativa -que ya de por sí avanza lentamente- mientras el SCS decide si internaliza o no el servicio con la consiguiente intranquilidad que esto supone para los más de 400 trabajadores afectados.

En este contexto, la Federación del Taxi precisamente ‘persigue lograr hacerse un hueco en el servicio complementario al sanitario’ que, a su juicio, puede ser prestado por “una empresa titular de autorización de transporte documentada en tarjeta de la clase VT” relativa al desplazamiento de personas que, ostentando la condición de pacientes “no precisan para su traslado de camilla, asistencia sanitaria o atención de urgencia que requieran el uso de un vehículo de ambulancia”.

«Sin embargo, la realidad es tozuda y una cosa es la teoría y otra la práctica», recuerda Ibargüen que se pregunta: «¿qué pasaría si un paciente se pone a sangrar en un taxi? Algo habitual entre las personas que reciben diálisis que salen del centro hospitalario por su propio pie, aunque se encuentran muy débiles tras cinco o seis horas de tratamiento y pueden sufrir una hemorragia abundante a los diez minutos de subirse al vehículo».

Además, el sindicato añade que a veces los usuarios llegan muy cansados a su domicilio y no pueden subir a un quinto piso, de manera que necesitan que un par de profesionales los acompañemos arriba sentados en un asiento especial. “¿Cómo hará esto el taxista él sólo? ¿Nos llamará a nosotros?”.

En este sentido, el representante de CSIF recordó que los que trabajan en el sector ‘necesitamos, tal como obliga la normativa, estar cualificados como Técnicos de Emergencias Sanitarias (TES). Requisito que, a priori, no cumplirían los taxistas puesto que supone la obtención del título supone superar un módulo educativo de dos años’.

Por todo ello, “no queremos que el taxi se meta en nuestras competencias igual que nosotros no nos metemos en las suyas. Y de seguir por ese camino tomaremos todas las medidas legales a nuestro alcance para evitar que resten calidad al transporte colectivo de personas enfermas que son especialmente vulnerables”, zanjó.

Compartir:

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia