Portada

Descenso “insignificante” del paro y empleo de “mala calidad”, las claves del trabajo en Cantabria para los sindicatos

Imagen de archivo de una manifestación de sindicatos en Santander durante el 1 de mayo – (C) David Laguillo

UGT recuerda que la región registra 5.500 desempleados más que en 2019 antes de la pandemia y con menos de un 6% de contratos indefinidos

CCOO subraya que el paro del mes de agosto muestra “un descenso insignificante y los servicios ni siquiera han garantizado el empleo en el mes por excelencia de contratación”

El secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, afirmó hoy que “una vez más, este verano se ha confirmado que la mala calidad del empleo ralentiza la recuperación del mercado de trabajo de Cantabria e impide que se vaya al mismo ritmo que en el resto del país”.

Ibáñez agregó que “ni siquiera con las nuevas subvenciones a la contratación estable acordadas en el diálogo social, el empleo mejora en calidad y el porcentaje de contratos indefinidos no alcanzó ni el 6% el pasado mes de agosto, lo que ratifica que el gran problema del mercado de trabajo de Cantabria es la calidad de su empleo, lo que condiciona su escasez”.

El sindicalista precisó que “con un 94% de contratos temporales, las cifras del paro oscilarán según la época del año y su dependencia al sector servicios pero la realidad es que, después del trimestre veraniego de este año, Cantabria tiene 5.500 desempleados (+17%) que en 2019 antes de la irrupción de la pandemia de la Covid-19”.

“Sólo Andalucía, Extremadura y Navarra tienen más contratos temporales que en Cantabria y además aquí esos contratos son de muy escasa duración especialmente en el verano”, matizó Ibáñez, quien recordó que “no hay que olvidar que entre tantas estadísticas hay una especialmente preocupante, que más de la mitad de los desempleados de Cantabria (19.638 en la última estadística del mes de julio) siguen sin percibir prestación alguna por su situación”.

“Cada vez es más necesario un cambio del mercado de trabajo con medidas encaminadas a un nuevo modelo productivo consensuado en el diálogo social, apostando por sectores económicos capaces de generar empleo de calidad y valor añadido”, aseveró Ibáñez.

En similares términos, Comisiones Obreras de Cantabria ha valorado este jueves los datos de desempleo del mes de agosto proporcionados por el Servicio Cántabro de Empleo, que muestran un descenso del 0,98% -370 personas desempleadas menos que en julio- y “un ritmo de recuperación que no es el esperado, vamos muy despacio”, como ha subrayado Laura Lombilla, secretaria de Empleo de la organización sindical.

Lombilla ha señalado que “nuestra región necesita que se acelere el ritmo de recuperación y que los datos mejoren para dar estabilidad a los trabajadores y trabajadoras de la región, un objetivo que pasa por abordar la negociación de un plan de empleo para Cantabria”.

“Se trata de un descenso insignificante”, ha incidido Lombilla, que ha destacado que “el pinchazo, de nuevo, se encuentra en el sector servicios, que ni siquiera ha cubierto las expectativas en el empleo en el mes del año por excelencia para la contratación en este sector”.

De nuevo, CCOO ha insistido en potenciar y apostar por sectores como la industria, que muestran mejores datos de contratación; en agosto, se han producido 564 contratos más que en julio -4.725-. En el caso de los servicios, sin embargo, se han firmado más de 5.000 contratos menos que en el mes anterior.

La contratación, de nuevo, “no refleja cifras positivas”, como ha advertido Lombilla, que ha recalcado que hay un 17,44% menos de contratos indefinidos respecto al mes de julio, 258 menos.

La subida del SMI se tiene que reflejar en el bolsillo de las personas trabajadoras

El sindicato ha insistido en la necesidad de abordar una “subida suficiente” del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) este año, por encima de los quince euros propuestos por el Gobierno, “que no recogen el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios en 2021”, ha advertido Lombilla.

Lombilla ha incidido en que “en este momento, se hace más necesario que nunca reivindicar la subida del SMI y no nos conformamos con la subida de 15 euros”, y ha concluido que “esta no puede ser una subida estética, sino que tiene que se tiene que reflejar en el bolsillo de los trabajadores y trabajadoras y seguir en la línea de llegar al 60% del salario medio en 2022 -1.060 euros-“.

You may also like

Comments are closed.

More in:Portada