Dióxido de cloro: el peligroso brebaje que no cura ninguna enfermedad y se fabrica en un garaje

-Andreas Kalcker estuvo varios meses encarcelado en Alemania, y también fue detenido en España en el año 2012

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

En la ficha del catastro de la vivienda donde está localizada la empresa Mydioxi se aprecia que se trata de un domicilio con uso residencial
En la ficha del catastro de la vivienda donde está localizada la empresa Mydioxi se aprecia que se trata de un domicilio con uso residencial

-Al ser ingerido, el dióxido de cloro puede provocar irritación de la boca, el esófago y el estómago, así como náuseas, vómito y diarrea, trastornos cardiovasculares y renales

-El producto, prohibido como medicamento en España, USA, Irlanda, Canadá y otros países, se está difundiendo masivamente en países de América Latina como Bolivia, donde su Asamblea aprobó y reguló temporalmente su uso voluntario dado que la población adquiere y fabrica el dióxido de cloro ilegalmente

El coronavirus COVID-19 no tiene todavía ninguna cura definitiva o vacuna preventiva. Pese a la afirmación anterior, ratificada por toda la ciencia mundial, han surgido cientos de personas que intentan aprovechar la pandemia para vender presuntos remedios de todo tipo, e incluso para desestabilizar la sociedad y para alentar a la rebelión contra las indicaciones de las instituciones sanitarias.

Miles de científicos de todo el mundo se dejan la piel para encontrar una cura eficaz y una vacuna, y sin embargo miles de personas dan su confianza a charlatanes sin cualificación que les venden cualquier producto, incluso bebedizos peligrosos que ponen en riesgo su salud y la de sus familias.

El producto dióxido de cloro: la lejía que sirve para desinfectar superficies

Uno de los productos que está causando mayor revuelo en todo el mundo es el dióxido de cloro, también conocido como Miracle Mineral Solution (MMS, CDS). Se trata de un brebaje del que sus fanáticos defensores, sin ninguna evidencia científica, afirman que cura COVID-19, malaria, sida, diabetes, autismo y una larga lista de enfermedades. La ciencia seria, por el contrario, no solo advierte de que el brebaje no es eficaz para tratar enfermedades, sino que además puede ser altamente perjudicial para la salud.

El polémico bebedizo, en resumen, no es más que un tipo de lejía que se utiliza para potabilizar agua, como blanqueante y desinfectante de superficies, aunque está viviendo una nueva ola de fama a causa del coronavirus COVID-19.

Ninguno de sus presuntos efectos curativos ha sido certificado científicamente porque los “testimonios” de presuntas curaciones, testimonios no controlados de forma científica, carecen de valor alguno. Pero sí se cuentan por cientos las intoxicaciones por CDS, especialmente en aumento en las últimas semanas en diversas zonas de Latino América.

El gurú carismático y la secta de la lejía

Amazon retiró el libro "Salud prohibida" de Andreas Ludwig Kalcker, un ciudadano de origen alemán que asegura que el dióxido de cloro cura numerosas enfermedades
Amazon retiró el libro “Salud prohibida” de Andreas Ludwig Kalcker, un ciudadano de origen alemán que asegura que el dióxido de cloro cura numerosas enfermedades

Por diferentes canales de información no oficial, y durante toda la pandemia COVID-19, a todos nos han llegado distintos vídeos en los que interviene un hombre sonriente y de aspecto afable, con una imagen muy cuidada y en buen español, pese a su marcado acento germánico.

En los vídeos, un ciudadano alemán, rubio y de ojos claros, habla con suavidad y carisma sobre una sustancia milagrosa que según él podría curar muchas enfermedades, incluso el nuevo coronavirus.

Andreas Kalcker resulta muy convincente en sus vídeos, pero muchas de las cosas que dice no son verdad. De entrada, Andreas Ludwig Kalcker se autodenomina biofísico e investigador, pero carece de formación reconocida en ninguno de esos ámbitos. Un título en una universidad trucha, que incluso se ha desmarcado de Kalcker y del MMS, no puede ser una buena carta de presentación para ningún científico serio.

Kalcker tampoco tiene titulación en medicina, aunque en su libro “Salud prohibida” se aventura a dar multitud de consejos sanitarios y “protocolos” de consumo y presunto tratamiento de enfermedades con la sustancia dióxido de cloro. El libro fue eliminado de Amazon y los vídeos de Kalcker en los que enseña a hacer el brebaje de forma casera son eliminados de YouTube por incumplir las normas sobre productos que causan daño. Los acólitos de Kalcker, sin embargo, atribuyen la eliminación de contenidos al clásico y disparatado argumento de las conspiraciones farmacéuticas, gubernamentales y mediáticas contra su líder.

Pero ¿qué sabemos sobre Andreas Kalcker? De su pasado apenas se sabe, así que hemos contactado con miembros de su entorno.

Nuestras fuentes nos cuentan que Andreas trabajó en una tienda de música, después como bróker en la bolsa, y también hizo sus pinitos en el mundo del cine, participando en varios cortometrajes. Pero el giro clave de su vida se dio hacia el año 2009, cuando entró en contacto con la Iglesia Génesis II de Jim Humble y Mark Grenon, y así comenzó su carrera como promotor del MMS/CDS.

Problemas con la Justicia

Los encontronazos de Andreas Kalcker con la Justicia vienen de lejos. Nos corroboran que Andreas Ludwig Kalcker pasó varios meses encarcelado en Saarbrücken en su país natal, Alemania, al parecer por un presunto fraude relacionado con una letra de cambio.

Años después, en 2012, el presunto curandero volvió a ser detenido en España, esta vez en Ibiza, por vender presuntamente el MMS cuando ya había sido declarado ilegal en España en el año 2010.

A día de hoy, tras una agitada vida amorosa en la que Kalcker es padre de tres hijas de diferentes mujeres, el falso científico vive en Suiza, cerca de la frontera con Liechtenstein.

Desde Suiza envía vídeos de forma constante a sus miles de seguidores, a quienes apremia a no seguir las indicaciones de las instituciones sanitarias oficiales y anima a “mandar al carajo” a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, a nivel internacional la implacable persecución oficial contra estos presuntos sanadores se ha intensificado durante la pandemia de COVID-19, ya que hace pocos días las autoridades estadounidenses detuvieron a Mark Grenon y sus hijos, miembros de la autodenominada Iglesia Génesis II, un conglomerado internacional montado únicamente para poder vender la Miracle Mineral Solution (MMS) al amparo de la libertad religiosa. Esta presunta iglesia, desmontada por las autoridades, decía curar el autismo y aplicaban peligrosos tratamientos con MMS a los niños autistas.

Al otro lado del teléfono, la activista irlandesa Fiona O´ Leary nos cuenta que lleva años luchando contra los ‘charlatanes’ que venden y difunden la lejía dióxido de cloro. Ella tiene niños autistas en su familia y relata que miembros del culto religioso Génesis II, ahora desmantelado por las autoridades estadounidenses, han estado suministrando dióxido de cloro a niños autistas, provocando fuertes reacciones adversas en los menores.

Las duras imágenes de las terribles consecuencias para los niños de la ingesta del dióxido de cloro no dejan lugar a dudas: partes de la mucosa intestinal de los pequeños se expulsa con gran dolor, pero los gurús de la lejía siguen atribuyendo el resultado a la existencia de un presunto parásito en el cuerpo de los niños con autismo.

El entramado de ventas

Pese a que Kalcker ha negado vender CDS o MMS, existen claros enlaces en los domicilios de Alcocebre en los que tanto Kalcker como su secretaria y estrecha colaboradora María Dolores Unzu Alonso, tiene o ha tenido domiciliadas las sociedades con las que se ha comercializado este producto tóxico.

Tan solo hace unos días, el 23 de julio, se constituyó la nueva empresa Mydioxi, ubicada en un domicilio particular de Alcocebre (Castellón) y creada por una o varias personas vinculadas con Andreas Kalcker, como son María Dolores Unzu Alonso y Elena Valladares Madero.

Además de la nueva empresa Mydioxi, María Dolores Unzu forma parte actualmente de la empresa Voicedialogo SL, ubicada en otro domicilio particular de Alcocebre, una casa que es propiedad en parte de Andreas Ludwig Kalcker y su hermano, como herencia de sus padres.

Andreas Kalcker gana dinero con sus libros, que él mismo vende desde esa empresa ubicada en la casa familiar, con sus cursos, con el acceso a foros, con las charlas, y también ha estado vinculado directamente a la venta de MMS con páginas web como mmsmineralshop.com

La venta legal del producto dióxido de cloro para usos de limpieza de superficies y desinfectante suele realizarse en grandes botes, mientras que las marcas que fabrican botellas mucho más pequeñas destinadas a consumo humano están enlazadas a “protocolos” de consumo que se difunden a través de Internet.

Pese a los “protocolos”, en la parte posterior de las botellas, aparece la indicación “NO INGERIR”, que los vendedores incluyen para intentar eludir cualquier responsabilidad cuando surgen los problemas de salud por consumir el tóxico bebedizo.

En el exterior de la casa de Alcocebre donde se ubica Mydioxi, que es un domicilio particular con uso principal como residencia, el trasiego de furgonetas con cajas es constante, con envíos de productos a todas partes de España y el mundo.

¿Ordenarán las autoridades internacionales el arresto de Andreas Ludwig Kalcker en Suiza? Solo el tiempo lo dirá.

https://youtu.be/HdBf9uAghv0

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD