El alcalde defiende que los gobiernos central y regional aumenten la aportación a los municipios y el peso político de los mismos en las políticas medioambientales

El alcalde participó en las jornadas medioambientales en VitoriaEl alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, abogó ayer, durante su participación en las jornadas sobre cambio climático celebradas en Vitoria, por establecer en Cantabria un órgano de participación conjunta, con presencia de las administraciones estatal, autonómica y local, para la lucha contra el cambio climático. En su intervención, De la Serna analizó el papel de la administración local en la lucha contra el cambio climático y apeló a la corresponsabilidad de la Administración estatal y autonómica para que, en coordinación con los ayuntamientos, pongan en marcha acciones de lucha contra el cambio climático, algo que propuso que se lleve a cabo ya en Cantabria, con la creación de un órgano de participación conjunta en el que estén presentes las tres administraciones (estatal, regional y local).
“Es cierto que las entidades locales son responsables de la mayor parte de las emisiones a la atmósfera pero también las que más han contribuido a la lucha contra el cambio climático con un esfuerzo inversor importantísimo, a pesar de los escasos recursos económicos de los que disponen”, remarcó.
Para De la Serna, la corresponsabilidad en la lucha contra el cambio climático debe plasmarse a través de una doble vertiente: por una parte, mediante la aportación de financiación de los gobiernos central y regional a los ayuntamientos para el desarrollo de políticas medioambientales y, por otro lado, incrementando el peso político de los municipios en este ámbito.
En este sentido, el alcalde indicó que, por ejemplo, mientras que los ayuntamientos tienen responsabilidad a la hora de controlar y tratar de reducir el consumo de energía, no tienen apenas competencias ni capacidad para decidir el destino de los recursos económicos que las Administraciones aportan para este fin.
“Ninguna administración puede afrontar por sí sola los retos del cambio climático”, remarcó De la Serna, quien apuntó que, por este motivo, se hace absolutamente necesario reforzar los lazos de cooperación entre el Estado, las comunidades autónomas y los ayuntamientos a la hora de abordar estas políticas.
También se refirió a la conveniencia de establecer un segundo nivel de colaboración que implique a las propias entidades locales entre sí, utilizando para ello un órgano como la Red de Ciudades por el Clima; y un tercer nivel al que se incorporaría la iniciativa privado, dado que el cambio climático afectará también a los sistemas económicos y productivos y a propiedades privadas.