El Ayuntamiento inicia programas de prevención de conductas de riesgo entre niños y adolescentes de la ciudad

En unos días comenzarán dos programas de tiempo libre en la zona de Peñacastillo y General Dávila

Con el propósito de prevenir conductas de riesgo entre la población infantil y adolescente de la ciudad, el Ayuntamiento de Santander, a través de la Concejalía de Familia, pondrá en marcha este mismo mes de enero dos programas para fomentar el desarrollo personal y la integración social de todos ellos.

Se trata, explicó la concejala Isabel Gómez Barreda de dos proyectos totalmente gratuitos. El primero de ellos estará dirigido a niños y adolescentes de 8 a 14 años de la zona de Peñacastillo y Nueva Montaña.

Se celebrará en el nuevo centro cívico de Nueva Montaña y se trata de crear un centro de tiempo libre desde el que programar actividades tanto de refuerzo escolar como de carácter lúdico. Además se llevarán a cabo reuniones periódicas con las familias de los participantes. Las actividades tendrán lugar de lunes a viernes en horario de 17:00 a 19:00 horas y se completarán con otras puntuales como excursiones y visitas durante los fines de semana.

El segundo proyecto se llevará a cabo en General Dávila. Para niños de 6 a 12 años. Igual que en el caso anterior, explicó la concejala, se llevarán a cabo actuaciones de apoyo escolar, apoyo familiar y de ocio y tiempo libre. Todas ellas se llevarán a cabo de lunes a viernes en horario extraescolar, en el centro cívico del antiguo Meteorológico.

En ambos casos, señaló Gómez Barreda, podrán participar en cada programa una media de entre 20 y 30 niños y adolescentes. Los dos programas serán coordinados desde las respectivas UTS de cada zona.

Con esta iniciativa el Ayuntamiento persigue mejorar la calidad de vida y el bienestar de la infancia y adolescencia, tanto en el ámbito del tiempo libre como en el ámbito familiar, dijo la concejala de Bienestar Social, a través de la planificación y programación de recursos en instalaciones municipales que atiendan las necesidades de ocio y tiempo libre de los menores de la ciudad y apoyen a las familias en la educación de sus hijos.