Cantabria

El Consejo Económico y Social de Cantabria presenta la Memoria Socioeconómica y Laboral 2008

Aprobada por unanimidad, es fruto del consenso entre los agentes económicos y sociales

 

 

 

El Consejo Económico y Social (CES) de Cantabria ha aprobado, por unanimidad, el día 22 de julio, la Memoria Socioeconómica y Laboral de 2008, realizada en cumplimiento del imperativo legal establecido en su Ley de creación 6/1992, de 26 de junio. Se trata de un Informe anual que el CES elabora por duodécimo año consecutivo, fruto del consenso de los agentes económicos y sociales representados en el Consejo.

Como en años anteriores, el Informe anual se estructura en tres grandes grupos que analizan de forma detallada la situación económica, social y laboral de nuestra Comunidad. En el bloque económico, se examina el panorama general y a continuación las cuentas públicas, la evolución de los sectores, el desarrollo tecnológico y las infraestructuras. El apartado de recursos humanos se centra en la población y el mercado de trabajo, y en el bloque de bienestar y protección social se estudian las políticas sociales y la calidad de vida.

Tal y como se recoge en la Memoria que hoy se presenta, Cantabria se vio afectada por los vaivenes de la economía internacional. En 2008, la tasa de crecimiento del PIB en nuestra región fue del 1,3 por ciento (muy inferior a la registrada en 2007 que fue del 3,7 por ciento), una décima por encima de la media nacional y dos décimas más que la Unión Europea (27). Estos datos ilustran la fuerte desaceleración económica sufrida a lo largo del pasado año.

También fue muy acusado el incremento del desempleo. En 2008, la tasa de paro aumentó 1,26 puntos y pasó a afectar al 7,2 por ciento de la población activa de Cantabria. La UE-27 registró una tasa global de paro del 7 por ciento, mientras que España, se sitúa como el país con mayor tasa de paro, siendo el único que arroja tasas de dos cifras, aumentando 3,06 puntos con respecto al año anterior y situándose en el 11,33 por ciento.

En cuanto a la inflación, este ejercicio económico se ha caracterizado por una fuerte tendencia alcista que se moderó a la baja en el segundo semestre. No obstante, la tasa registró un aumento significativo. Así, en la UE-27 creció del 2,3 por ciento en 2007 al 3,7 por ciento en 2008; en España subió del 2,8 al 4,1 por ciento; y en Cantabria, pasó del 2,75 al 4,34 por ciento, superando la media nacional. En relación con la tasa de interés, el Euribor alcanzó en el mes de julio un máximo del 5,39 por ciento, que se fue moderando hasta el 3,45 registrado en diciembre.

La evolución de los precios, el alto coste del crédito y el clima de incertidumbre influyeron en el comportamiento del consumo y la inversión, que descendieron durante el año. En cuanto a la inversión, la tasa de variación interanual de la formación de capital bruto en España, en el último trimestre de 2008, fue del -11,2 por ciento. Este resultado fue uno de los peores de la Unión Europea (27), cuya media fue del -4,9 por ciento para el mismo periodo. En Cantabria, la inversión también registró un fuerte retroceso.

El comercio internacional también se vio afectado. En España, la tasa de variación de las exportaciones cayó del 8,6 al 1,7 por ciento, mientras que las importaciones registraron una tasa negativa (de 8,5 por ciento en 2007 a -1 por ciento en 2008). En Cantabria, la reducción en la tasa de variación de las importaciones fue mayor, pasando del 19,9 por ciento de 2007 al -3,5 por ciento del año siguiente. Sin embargo, la tasa de variación de las exportaciones acusó un ligero descenso: del 10,8 al 10,7 por ciento.

En este contexto, los diferentes agentes económicos y sociales coinciden en urgir un cambio en el modelo de crecimiento económico de España en general, y de Cantabria en particular. La recuperación económica exige una nueva orientación hacia sectores productivos más competitivos, incentivando la productividad y la inversión, y la apuesta decidida por actividades intensivas en I+D+i y la recuperación de la confianza en las capacidades del capital humano de la región. Este nuevo modelo deberá incidir en la generación de empleo de calidad y el incremento del bienestar sostenible.

CUENTAS PÚPLICAS

En el ejercicio 2008, Cantabria contó con un presupuesto de 2.408 millones de euros. Los gastos no financieros (que suponen el 96,02 por ciento del total) crecieron un 6,84 por ciento y se situaron en 2.312 millones de euros. De ellos, casi el 70 por ciento fueron destinados al área social que recibió, en total, 1.642 millones de euros, un 7,6 por ciento más que en 2007.

Cantabria se ha situado, durante los últimos años, entre las comunidades con menor nivel relativo de endeudamiento, tanto en términos de número de habitantes como de ingresos corrientes o por Producto Interior Bruto. El endeudamiento de la Administración General de Cantabria ascendió en 2008 a 311,1 millones de euros, lo que supone el 3 por ciento sobre el PIB frente al 3,3 por ciento del año 2007. La media de las comunidades autónomas, por contra, ha aumentado de un 5,7 por ciento del total del PIB a un 6,0. Sin embargo, es necesario correlacionar la situación de endeudamiento con el incremento de la financiación estructurada y con el aumento de la actividad de las empresas públicas regionales cuyo peso en la estructura económica en la región es creciente en los últimos seis años.

EVOLUCIÓN DE LOS SECTORES

En nuestra región, los diversos sectores de la producción mostraron un comportamiento desigual. El sector servicios mantuvo en 2008 su posición predominante, tanto en lo referente al volumen de producción (61,57 por ciento del total), como al de empleo (63,79 por ciento). El sector secundario (industria, energía y construcción) permaneció en segundo lugar (35,15 por ciento de la producción y 32 por ciento del empleo), mientras que el primario volvió a ocupar la última posición, con el 3,28 por ciento de la producción y el 4,2 por ciento del empleo. Dicha distribución es similar a la del conjunto del Estado, si bien el porcentaje de los servicios en España es ligeramente superior.

Junto a estos tres sectores tradicionales (primario, secundario y terciario), la Memoria anual analiza de forma específica, por primera vez, los subsectores de la construcción, el comercio y el turismo, con el objetivo de conocer su peso en la economía de Cantabria.

De dicho análisis se desprende que la construcción sufrió un fuerte revés durante 2008, registrando tasas de crecimiento negativas tanto en el PIB como en el empleo. Esto supone un cambio de tendencia en el sector, que se encuentra especialmente afectado por el estallido de la burbuja inmobiliaria. En Cantabria y en España se registraron descensos en el número de compraventa de viviendas de un 26,6 y 32,5 por ciento, respectivamente.

En cuanto al análisis del comercio, que se limita al año 2006, cabe resaltar que en Cantabria existe una especialización en las actividades de comercio al por menor superior a la de España. Dicha especialización se constata en la proporción del número de locales, personal ocupado, así como del volumen de negocio concentrado en dicha actividad.

En relación con el turismo, durante 2008 se registraron tasas de variación interanual negativas del número de pernoctaciones y viajeros en Cantabria. En el caso de las primeras, la caída fue del 7,13 por ciento mientras que la de los viajeros fue del 5,05 por ciento. Al igual que en los años anteriores, la mayoría de los turistas residían en España. En 2008, la proporción de viajeros españoles en Cantabria fue de 82,68. En cuanto a la oferta turística cántabra, se observa una especialización relativa en establecimientos de turismo rural y camping.

El CES considera que el peso del sector servicios y la creciente dinámica de algunos subsectores, como los Servicios a Empresas, el Turismo y algunas ramas comerciales, exigen una atención estadística más inmediata y pormenorizada que posibilite los análisis y la toma de decisión por los agentes implicados.

DESARROLLO TECNOLÓGICO

Tomando como referencia el gasto en I+D como porcentaje del PIB de las distintas regiones, Cantabria presenta un retraso en este indicador, situándose el esfuerzo total en nuestra región durante el año 2007 en el 0,89 por ciento, muy inferior al 1,27 por ciento de la media nacional.

Si nos detenemos en la contribución de los principales agentes institucionales al gasto en I+D en Cantabria, comparado con los datos nacionales, se observa que es la Enseñanza superior la que aporta un mayor porcentaje (44,28 por ciento), mientras que a nivel nacional fue de 26,4 por ciento. Le siguen las empresas con una aportación de un 37,31 por ciento, muy por debajo del promedio nacional que se situó en un 56,1 por ciento. Finalmente, ocupando el último puesto se encuentran las administraciones públicas, tanto en Cantabria como en España, con un 18,41 y un 17,6 por ciento, respectivamente. El perfil de las empresas de la región, con predominio de las PYMES, y la concentración en otras Comunidades Autónomas de los centros de investigación y de los domicilios centrales y fiscales de las empresas con mayor tamaño, pueden explicar en parte esa menor contribución privada, en términos nominales, al esfuerzo investigador e innovador en Cantabria.

La Universidad de Cantabria es la mayor estructura de investigación que existe en nuestra Comunidad Autónoma. Desde el CES entendemos que el trasvase de conocimientos a las empresas no se produce con toda la intensidad que sería de desear. Por lo tanto, uno de los retos que tiene la universidad española en general y la Universidad de Cantabria en particular, es conseguir un mayor acercamiento a los proyectos industriales y empresariales, así como incentivar la aproximación del tejido empresarial a la actividad universitaria.

INFRAESTRUCTURAS

La inversión correspondiente al Ministerio de Fomento en Cantabria en 2008 ascendió a 90,56 millones de euros, un 7,28 por ciento menos que en 2007 que rondó los 150 millones de euros, y casi un 50 por ciento menos que en 2005 y 2006. Esta importante disminución de fondos se debió principalmente a la finalización de las obras de la autovía de la Meseta y a la ausencia de proyectos complementarios o alternativos del Estado en el corto y el medio plazo.

El Consejo Económico y Social reitera una vez más el comentario realizado en la Memoria del año precedente en el que subrayaba “la falta de partidas presupuestarias relevantes para la apertura de líneas de trenes de Alta Velocidad que conecten Cantabria con el resto del país… Esta situación, como ya se ha señalado en años anteriores, es especialmente preocupante dado que en el resto de comunidades autónomas que se sitúan a lo largo de la cornisa cantábrica ya han comenzado las obras”.

Durante 2008, el transporte de mercancías por carretera con origen en Cantabria descendió un 2,8 por ciento con respecto al año anterior, situándose en 42,37 millones de toneladas. Tendencia similar fue la de las mercancías con destino a Cantabria, que se redujeron un 3,5 por ciento, registrando un total de 41,6 millones de toneladas. Ambas tendencias reflejaron el descenso de la actividad económica.

Por lo que respecta al transporte por ferrocarril, el número de pasajeros que utilizaron los trenes de vía estrecha en Cantabria aumentaron con respecto al año anterior un 2,29 por ciento (4.365.116 en 2008 frente a los 4.267.412 de 2007). Por el contrario, el número de usuarios de cercanías RENFE fue menor que el año precedente, pasando de 5.118 en 2007 a 5077 en 2008. Un año más, el CES reitera que esta empresa pública sigue sin proporcionar al Consejo información solicitada sobre el volumen de pasajeros en las líneas de larga distancia.

Aunque el Puerto de Santander continúa siendo uno de los motores económicos de la región, el tráfico de mercancías en 2008 descendió casi un 8 por ciento, debido a la situación de crisis económica nacional. Sin embargo, el tráfico de pasajeros aumentó un 3,59 por ciento, manteniéndose la tendencia creciente iniciada en 2006.

Tendencia al alza, similar a años anteriores, es la registrada por el Aeropuerto de Parayas, que movió un total de 836.558 pasajeros en vuelos regulares frente a los 707.102 de 2007. Algo más de la mitad, son de nacionalidad española. El tráfico de mercancías sigue siendo irrelevante.

La Memoria también recoge que Cantabria forma parte de las Comunidades Autónomas con un mayor consumo per cápita de agua, ascendiendo a 201 litros/habitante/día, por encima de la media nacional, siendo el precio medio del agua de 0,71 euros/m3. Cabe resaltar que la existencia de numerosas segundas viviendas8 de personas procedentes de otras comunidades autónomas puede explicar parcialmente el hecho de que Cantabria se sitúe por encima de la media nacional en este indicador.

La región también destaca, desafortunadamente, por las pérdidas de agua provocadas por distintas ineficiencias en la red de suministro, llegando casi al 25 por ciento en 2006, porcentaje éste que ha ido creciendo desde el 11,4 por ciento del 2003.

Finalmente, y por lo que respecta a energía, por sectores, se refleja que la mayor parte del consumo total lo producen los usos industriales, si bien en general, y debido a la coyuntura económica, se ha experimentado un descenso en el consumo de energía eléctrica, que en el tercer trimestre del año 2008 (último disponible) fue de 590,49 GWh frente a los 956, 82 del tercer trimestre del 2007, más de un 38 por ciento de descenso.

POBLACIÓN

Durante el último quinquenio (2002-2008), la población de Cantabria ha experimentado un crecimiento moderado y sostenido hasta alcanzar los 582.138 habitantes (el 1,26 por ciento de la población española), continuando así con la tendencia de crecimiento positivo iniciada hace una década. Del total, 33.242 eran de nacionalidad extranjera (13.677 en 2003), representando un 5,8 por ciento del conjunto (11,7 por ciento para España)

A pesar de que en los últimos años los niveles de natalidad y fecundidad se han recuperado ligeramente, el efecto producido por dicha recuperación es aún insuficiente para amortiguar el severo envejecimiento que presenta la estructura demográfica y el alto índice de dependencia causado por el elevado número de habitantes con más de 64 años. En este contexto, la población regional por grupos de edad está sensiblemente envejecida, presentando en conjunto un índice de envejecimiento del 148,2, ligeramente inferior al 151,4 del 2007, pero superior al correspondiente a España, que fue del 100,8.

El CES resalta en su Memoria anual los fuertes desequilibrios territoriales existentes en la región, ocasionados por los fenómenos de litoralización y periurbanización y por el declive de algunos municipios rurales del interior.

La Memoria del CES también se detiene en los datos de la Encuesta de Condiciones de Vida 2007 realizada por el INE. En ella se recoge que un 38,9 por ciento de los hogares cántabros tenían unos ingresos familiares anuales inferiores a 19.000 euros (44,6 por ciento en el caso de España), frente al 21,8 por ciento que los tenía superiores a 35.000 euros. Ante gastos imprevistos, el 14,6 por ciento de estos hogares declaraba no poder afrontarlos, porcentaje más bajo que el correspondiente a 2006, que fue del 22,4 por ciento. Finalmente, el 13,6 por ciento de la población de Cantabria se encontraba por debajo del umbral de pobreza relativa, frente al 19,7 del conjunto nacional.

EL MERCADO LABORAL

En cuanto al mercado laboral, Cantabria no se libró de la inestabilidad propia de la crisis económica y financiera de este periodo. A pesar de la mala situación, nuestra región arroja datos más favorables que la media nacional. España fue el país con mayor tasa de paro de la UE y el único que presentaba valores de dos cifras, 11,30 por ciento, frente al 7,2 de nuestra comunidad autónoma. Las mayores tasas de desempleo las sufren los trabajadores menos cualificados. En concreto, entre el grupo de analfabetos y los que sólo poseen educación primaria se alcanzan tasas cercanas al 50%. Por el contrario, las menores tasas de paro se encuentran en los niveles de formación superiores.

Nuestra región ha mostrado un crecimiento del 2,2 por ciento en la población activa, porcentaje inferior al que ha experimentado el conjunto de España, que fue del 3 por ciento. En cuanto a la tasa de ocupación, se situó en un 52,85 por ciento en la Comunidad Autónoma, una cifra prácticamente igual a la del año anterior que fue de 52,89 por ciento. El número de ocupados en la región representó en 2008 un 1,29 por ciento del total en el conjunto nacional.

Desde el punto de vista sectorial, se evidencia que el motor de creación de empleo en este año han sido los servicios, al igual que el año anterior. En cuanto al sector industrial, se registra un repunte en la creación de empleo.

El clima social en nuestra Comunidad se ha caracterizado por una conflictividad moderada. Según los datos de la Dirección General de Trabajo de Cantabria, se contabilizaron 14 huelgas que afectaron a 13 empresas y a 2.871 trabajadores. Por otro lado, los trabajadores afectados por expedientes de regulación de empleo fueron 4.960, un 178,81 por ciento más que el año anterior.

Un hecho importante en 2008 fue la entrada en vigor, el 12 de octubre, de la Ley 20/2007, de 11 de julio, por la que se aprueba el Estatuto del Trabajo Autónomo. Con esta ley se pone en parte solución a un vacío legal que afectaba al 10,56 por ciento del colectivo laboral del país. El aumento producido en el número de afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos está relacionado con la inclusión dentro de dicho régimen, a partir del 1 de enero de 2008, de los afiliados del Régimen Especial Agrario por cuenta propia, por la Ley 18/2007, de 4 de julio.

Finalmente, en cuanto a la siniestralidad laboral, se registró en Cantabria un descenso en el número de accidentes con baja, que fueron 10.736, lo que supone un 7,07 por ciento menos que el año anterior. Mientras, los accidentes sin baja disminuyeron un 2,42 por ciento, situándose en 11.987.

CALIDAD DE VIDA

Sanidad

El número de camas instaladas en Cantabria en 2008 fue de 2.170, repartidas entre 9 hospitales, públicos y privados. La dotación de personal creció un 4,36 por ciento, pasando de 7.458 a 7.798 personas.

Con respecto a la lista de espera quirúrgica, la demora media aumenta de nuevo: en 2006 era de 118,2 días y en 2007, de 152,1 días, mientras que en 2008 asciende ya a 162,19 días. En 2008 es destacable el número de pacientes en las especialidades de Traumatología y Cirugía general, de 4.625 personas en el primero y 2.537 en el segundo (en ambos casos ha disminuido con respecto al año anterior).

La situación de las esperas quirúrgicas sigue siendo uno de los mayores problemas de la asistencia sanitaria en la región. Teniendo en cuenta los años que restan para finalizar la construcción del nuevo Valdecilla, es difícil pensar en una mejora sustancial de las listas de espera en el corto plazo. El esfuerzo en la ampliación de plantillas sanitarias, las disposiciones legales regulando los plazos de espera, y la adquisición de nuevo equipamiento, no han sido suficientes para evitar que las listas de espera se incrementen de manera notable en nueve de las trece especialidades catalogadas.

Las principales causas de muerte entre la población cántabra son las enfermedades del aparato circulatorio (31,12 por ciento), seguidas de las producidas por tumores (27,58 por ciento de los casos). Cabe mencionar que uno de los principales problemas de salud de la región es el tabaquismo. En este sentido, la Consejería de Sanidad elaboró el II Plan de Prevención y Control de Tabaquismo 2008-2011, continuando así con la labor iniciada en el I Plan (2004-2007).

Educación

La Memoria recuerda que el porcentaje de jóvenes entre 20 y 24 años que han obtenido al menos el título de Secundaria superior (Bachillerato o FP de grado medio) es uno de los cinco objetivos más importantes para la Estrategia de Lisboa 2010. La media de la UE (27) en 2007 era de 78,8 por ciento. El objetivo marcado para 2010 es llegar al 85 por ciento. España se queda con un exiguo 60 por ciento en 2008 cayendo por tercer año consecutivo. De seguir la misma evolución, es posible que España sea el último país de la UE (27) en este indicador para 2010. Cantabria se encuentra en una posición relativa mejor que la nacional con un 70,4 por ciento.

En cuanto a Formación Profesional Reglada, se recoge que transcurridos seis meses desde la finalización de sus estudios, el 86 por ciento de los titulados de FP se encuentra trabajando, frente a un 11 por ciento que se encuentra en paro. De éstos, el 48 por ciento han cursado estudios de grado medio de FP y el 52 de grado superior.

El Servicio Cántabro de Empleo gestionó en Cantabria un total de 1.127 acciones que incluyen planes de Formación Profesional no Reglada, dirigidos a personas trabajadoras en activo. También se realizaron acciones formativas para personas trabajadoras en desempleo. Todo ello permitió que 14.206 personas accedieran a la formación profesional tras una preparación de 152.811 horas, lo que lleva a una relación 11 horas/persona, claramente insuficiente. El Consejo Económico y Social considera que el desafío de la formación profesional continua no reglada es aumentar la población trabajadora incluida en ella e incrementar el número de trabajadores que participen en este sistema como procedimiento de mejora y de promoción profesional.

En lo que respecta a la enseñanza universitaria, los datos del curso académico 2006-2007 muestran que en Cantabria existe un porcentaje de matrículas en programas de doctorado y máster mayores a los de la media española. Asimismo, se cuenta con una especialización en la enseñanza de estudios técnicos. A pesar de haber registrado tasas de rendimiento y éxito ligeramente mayores a las de España, las tasas de abandono para este curso académico fueron mayores respecto a la media nacional en todas las ramas de estudios.

Para analizar la evolución de los niveles de capital humano en Cantabria, se aborda el grado de formación alcanzado por la población. En comparación con el resto de comunidades autónomas, Cantabria ocupa el cuarto puesto en porcentaje de habitantes que tienen estudios superiores (25,37 por ciento del total). En opinión de este Consejo, sería deseable que esta tendencia se extendiese también a los titulados en formación profesional.

Cultura, ocio y deporte

Las actividades culturales y de ocio (biblioteca, cine, música, etc.) tuvieron menos peso en la región que en el conjunto de España, según se deduce de los datos recopilados. En lo que se refieren a la dotación de bibliotecas y al uso que de ellas hacen los ciudadanos, Cantabria sólo superó a España en la cantidad de fondos bibliográficos disponibles por habitante en la única Biblioteca Pública del Estado existente en Cantabria. Sin embargo, el número de visitantes, de usuarios y de préstamos de la misma es bajo, aunque hay que decir que se desconoce el uso que se hace de las bibliotecas no estatales. Es importante resaltar que existe, en general, un mayor acceso digital y telemático a todo tipo de información (fondos no bibliográficos), lo que tal vez muestre hacia dónde evoluciona el mundo de la información.

En cuanto a los hábitos de los espectadores de cine, cabe mencionar una clara preferencia hacia las producciones extranjeras que se traduce en sustanciales diferencias de taquillas. Entre 2007 y 2008 descendieron tanto el número de espectadores como la recaudación, la asistencia media y el gasto medio por habitante.

Vivienda

El precio del metro cuadrado de las viviendas libres en Cantabria ascendió, en 2008, a 2.24,35 euros, frente a los 2.015,94 euros a nivel nacional. Durante el año 2008, el Índice del Precio de la Vivienda cayó en todas las comunidades autónomas. En Cantabria este descenso fue del 2,6 por ciento, casi la mitad que la media nacional (-5,4 por ciento), según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En cuanto a la construcción residencial en Cantabria, en el año 2008 se iniciaron 5.760 viviendas, un 57,21 por ciento menos que en 2007. De éstas, 5.262 corresponden a viviendas libres (un 22,9 por ciento menos que en 2007) y 471 a protegidas (53,82 por ciento menos que en 2007).

En cifras totales, el año pasado se vendieron en Cantabria 2.970 viviendas menos que en 2007, cuando se realizaron 12.448 operaciones. Cantabria se mantiene como una de las comunidades autónomas donde más compraventas de viviendas se realizaron en proporción a su número de habitantes, con 2.003 operaciones en 2008 por cada 100.000 ciudadanos. En concreto, ocupa la cuarta posición tras la Región de Murcia, donde se cerraron 2.357 ventas por cada 100.000 habitantes; Castilla-La Mancha, con 2.183; y La Rioja, con 2.145.

Refiriéndonos a otros indicadores sobre la vivienda, como el porcentaje de cuota hipotecaria sobre el coste salarial, éste representó en 2008 para Cantabria un 44,17 por ciento, algo mejor que el porcentaje para España, que ascendió a 47,60.

Medio Ambiente

En este apartado se ha abordado la evolución de los principales indicadores medioambientales, obtenidos principalmente del estudio monográfico “Aproximación a la situación medioambiental de Cantabria 2008” publicado por el Consejo Económico y Social de Cantabria.

Respecto a la contaminación por ruidos, es destacable que sólo el Ayuntamiento de Santander está elaborando un mapa de ruidos que permita analizar las medidas más adecuadas que se deben adoptar para mejorar la situación actual.

En 2008, la superficie forestal en Cantabria ascendió a 359.459 hectáreas, un diez por ciento más que hace diez años. El espacio forestal representó el 67,5 por ciento de la superficie total de la Comunidad Autónoma (532.139), descendiendo el número de incendios, pasando de 296 en 2007 a 207 en 2008.

PROTECCIÓN SOCIAL

En relación a las prestaciones sociales, el número de pensiones contributivas en España ascendió a casi 8,4 millones, de las cuales 127.800 pertenecen a Cantabria. Estas pensiones crecieron en España un 5,15 por ciento desde 2005 a 2008, mientras que en Cantabria, el incremento fue de 3,65 puntos para el mismo período. El aumento de la esperanza de vida es uno de los factores que influye en esta tendencia. El importe medio de la pensión contributiva en Cantabria ascendió en 2008 a 748,5 €, cifra superior a la del año anterior que fue de 700,3. El número de beneficiarios de pensiones no contributivas descendió respecto al año anterior tanto en España como en Cantabria, situándose en 464.724 y 6164, respectivamente.

Por otro lado, Cantabria se encuentra por debajo de la media nacional respecto al número de afiliados a la Seguridad Social, tanto en 2007 (306,02 frente a 325,65) como en 2008 (302,08 frente a 314,71).

En el año 2008 se prestó una especial atención social a la dependencia. En Cantabria, 14.300 hombres y 23.200 mujeres son dependientes. Esto supone sobre el total de los censados (582.138 personas) que, el 6,44 por ciento de la población cántabra se encuentra en estado de dependencia de algún tipo. En este contexto, esta partida presupuestaria fue la que más creció, llegando a los 87,5 millones de euros y representando un incremento del 20,9 por ciento respecto al año anterior. Durante 2008, 14.239 personas se beneficiaron de programas complementarios de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia, cifra que supone un 38,6 por ciento más que en 2007.

Por lo que respecta a la tasa de criminalidad, en 2008 se registraron en la región 27,8 infracciones por cada mil habitantes, frente a las 27,1 del año anterior, lo que sitúa a Cantabria prácticamente 20 puntos por debajo de la media española (47,6 infracciones por mil ciudadanos). Frente a la idea de que la crisis económica aumentaría la criminalidad, los datos existentes, muestran que en 2008 los delitos y faltas se mantuvieron muy similares a los del año 2007 en el caso de España, aumentando tan solo una décima. En Cantabria, el incremento fue de siete décimas, manteniéndose, pese a ello, entre las más bajas de España y Europa.

En cuanto a la Justicia, el año 2008 estuvo marcado por el traspaso de las competencias correspondientes a la Administración autonómica. Durante este ejercicio se suscribió el Plan de Modernización de la Justicia de Cantabria 2008-2011.

La práctica totalidad de los datos ofrecidos en el apartado de Justicia tienen como fuente al Consejo General del Poder Judicial. Son, por tanto, datos de parte que carecen a veces de suficiente contraste. Además, no existen datos sobre la actividad del Consejo en materia disciplinaria con los que atender a las expectativas sociales surgidas de casos relevantes en los que se ha puesto en cuestión la conducta de algunos Jueces y Magistrados. Durante 2008, se han dado conflictos muy significativos, en forma de huelga, que han incrementado de forma notable los retrasos de la Administración de la Justicia y han evidenciado ante la opinión pública algunas de sus deficiencias más graves. Las encuestas del CIS recogen con mucha nitidez la intranquilidad y desconfianza que esas deficiencias vienen provocando desde hace varios años en la opinión pública. Todo ello tiene su reflejo proporcional en nuestra Comunidad Autónoma.

Protección Civil en Cantabria contó en 2008 con 635 voluntarios. Durante este año se modernizó el equipamiento tecnológico de la central de servicios 112 y se abrió un nuevo parque de bomberos (Corrales de Buelna). Las intervenciones contra incendios forestales fueron las más importantes, representando 18,5 por ciento del total. En el año 2008, el número de intervenciones del Servicio de Protección Civil ascendió a 151, un 30,04 por ciento más que en 2007. Las intervenciones contra incendios forestales fueron las más importantes, un 18,5 por ciento del total, con un incremento muy acusado con respecto al año anterior, en el que sólo representaron un 2,70 por ciento (han pasado de 3 a 28).

Finalmente, en 2008 se contabilizaron 2.265 solicitudes en la Junta Arbitral de Consumo de Cantabria, como forma de protección a los consumidores en sus transacciones de compra-venta. Dicha cifra supone un incremento de 2,4 por ciento respecto al año anterior. De hecho, el aumento de 2003 a 2008 en el número de solicitudes de arbitraje fue de un 151,38 por ciento. Durante este período, el número de solicitudes por habitante fue siempre mayor en la Comunidad Autónoma que en la media española. Un 19,42 por ciento de las solicitudes presentadas a la junta fueron resueltas mediante mediación. De éstas, 7 de cada 10 estuvieron relacionadas con el sector de la telefonía móvil.

You may also like

Comments are closed.

More in:Cantabria