El empresario del «call center» tenía sentencias de apremio anteriores por impagos

En la fotografía, Esteban Ferrer, Laura Lombilla (CC OO), Raúl Liaño (CC OO) y Juan Carlos Revuelta En la fotografía, Esteban Ferrer, Laura Lombilla (CC OO), Raúl Liaño (CC OO) y Juan Carlos Revuelta

Trabajadores y sindicalistas ofrecieron una rueda de prensa para explicar la situación

Según ha podido saber EsTorrelavega.com de fuentes oficiales, el empresario M.A.C.A., que tenía previsto abrir un «call center» en Torrelavega con la contratación de 57 personas, figuraba como administrador único de otra sociedad limitada, con sentencias firmes de apremio por impagos de salarios a trabajadores, así como también deudas con la Seguridad Social.

En concreto, el 18 de septiembre de 2009, el juzgado número 1 de Tarragona dictó sentencia de apremio contra la sociedad cuyas iniciales son «S. I., S.L.», de la que M.A.C.A. figuraba como administrador único aún en fechas recientes, como febrero de 2010.

En total, según esta sentencia, las cantidades adeudadas por la empresa gestionada por M.A.C.A. superaban los 11.827,25 euros, en concepto de salarios principales a dos trabajadores, más salarios de tramitación y costas, según el Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona (BOP). La sentencia añade que el ejecutado por este apremio, S. I., S.L., se encuentra en «ignorado paradero».

Además, en octubre de 2009, el Ministerio de Trabajo e Inmigración publicaba también una providencia de apremio a «deudores no localizados», en cuyo listado figuraba la sociedad «S.I., S.L.», por deudas con la Seguridad Social, por un valor de 4.001,95 euros.

57 trabajadores afectados por el «call center» de Torrelavega

El sindicato Comisiones Obreras (CC OO) informó de la situación en la que se encuentran los trabajadores que se han dirigido a dicho sindicato para solicitar ayuda, tras detectar diversas presuntas irregularidades en una presunta empresa «fantasma», gestionada por un hombre cuyas iniciales son M.A.C.A., dedicada a labores de «call center», que tenía anunciada su apertura en Torrelavega.

Abandono y desamparo

Así, Raúl Liaño, delegado comarcal de CC OO Besaya, ha calificado como de «abandono y desamparo» la situación de los 57 trabajadores que, al acudir el pasado lunes 31 de mayo a su puesto de trabajo, se encontraron que el centro de trabajo era un local vacío, con el cartel de «se alquila».

Liaño añade que la mayoría de estos trabajadores han acudido a CC OO, que actualmente gestiona el caso de 35 trabajadores, y agrega que el sindicato ha puesto los hechos en conocimiento de la autoridad laboral.

Además, CC OO ha solicitado a un inspector de Trabajo que viniera «con urgencia» a levantar acta de la situación que se estaba produciendo. Liaño afirma que desde CC OO se sienten «indignados» y que les parece «lamentable» que se juegue con los sentimientos de los trabajadores.

Laura Lombilla, secretaria de Política Social, Inmigración y Mujer, ha añadido que los trabajadores fueron dados de alta en la Seguridad Social por la empresa gestionada por M.A.C.A., empresa en la cual los trabajadores debían empezar su trabajo en la segunda semana de mayo, incluyendo un curso de formación que recibieron antes de su incorporación al trabajo.

Lombilla asegura que el día 31 de mayo estaba previsto el inicio de la actividad, «tras varios intentos fallidos», agrega, que M.A.C.A. achacaba a diversos problemas relacionados con falta de ordenadores, alquiler de local y telefonía, entre otros.

Cuando los trabajadores se presentaron el día 31 en el turno de noche, se encuentran con que el local, donde estaba previsto el desarrollo de su actividad laboral, tiene un cartel de «se alquila» y está totalmente vacío. Al ver esta situación, una treintena de trabajadores deciden contactar con CC OO y el sindicato decide interponer una denuncia ante la Inspección de Trabajo.

Domicilio social falso, centro de trabajo inexistente y convenio que no existe

Lombilla añade que las gestiones realizadas por el sindicato tienen como objetivo lograr un acta de inactividad de la empresa, para que los trabajadores, muchos de los cuales se encontraban en desempleo, puedan cobrar nuevamente las prestaciones. Incluso, añade la secretaria de Política Social de CC OO, muchos trabajadores habían perdido un puesto de trabajo indefinido por incorporarse a esta nueva supuesta empresa, llevados por las buenas condiciones ofrecidas. Laura Lombilla afirma que en el contrato de trabajo que tienen estos trabajadores consta un «domicilio social falso», un centro de trabajo que «no existe», y un convenio que «tampoco existe».

Por su parte, Juan Carlos Revuelta, uno de los trabajadores afectados, asegura que M.A.C.A. ha «jugado con la ilusión de mucha gente», que en muchos casos han dejado su puesto de trabajo actual o el cobro de la prestación por desempleo, encontrándose ahora con una situación «irreal» para muchas personas. En este sentido, Revuelta añade que M.A.C.A. es una persona «con don de gentes» y que sabe «llevar a su terreno a las personas».

Revuelta agrega que la mayoría de los trabajadores se enteraron de esta oferta laboral «de boca a boca», aunque finalmente, al ser necesarios más trabajadores, se solicitó a la Agencia de Desarrollo Local de Torrelavega la contratación de más personas.

Plazo hasta el 5 de junio para abonar salarios

Según Lombilla, M.A.C.A. dispone hasta el día 5 de junio para abonar los salarios debidos a los trabajadores. El sindicato no quiere hablar de «estafa», pero asegura que tienen una «gran desconfianza» y que los trabajadores están en una situación «muy complicada y problemática», ya que existen personas que «han perdido su contrato de trabajo y otros cobraban la prestación por desempleo». Sin embargo, M.A.C.A. dispone aún de ese plazo hasta el próximo 5 de junio para abonar los salarios de los trabajadores, ya que una demora en ese pago debería decidirla la Seguridad Social o la Inspección de Trabajo, entidades ambas que ya se encuentran investigando este caso. CC OO asegura que los trabajadores no han cobrado todavía el dinero que se les adeuda.

Contratos indefinidos y 21.000 euros anuales

En cuanto al contrato y el trabajo a desarrollar, Revuelta detalla que incluía un salario de 21.000 euros anuales, con 15 pagas y 45 días de vacaciones. El contrato también preveía un período de prueba de dos meses, aunque todos los contratos eran indefinidos desde el principio. En teoría, este centro de trabajo se iba a encargar de recibir las llamadas telefónicas para una empresa de seguridad y gestionar las incidencias relativas a esas llamadas.

12.000 euros en material informático y denuncia por presunta apropiación indebida

Por su parte, el gerente de un negocio de informática donde se desarrolló físicamente el curso de formación que recibieron los trabajadores, asegura que M.A.C.A. le encargó un presupuesto para una docena de ordenadores, por un valor total de 12.000 euros, cuya factura no ha sido aún abonada, según él. También, el dueño de esta tienda de informática afirma que existe una denuncia interpuesta por presunta apropiación indebida, ya que al disponer de las llaves del local, presuntamente M.A.C.A. pudo haber realizado una copia de esas llaves y presuntamente apropiarse de los ordenadores.

Llamadas intimidatorias

Además, al parecer, personas que dijeron estar relacionadas con el empresario M.A.C.A. han estado realizando llamadas telefónicas «de tono amenazante», según informa Liaño, al propio delegado comarcal de CC OO, así como también a varios periodistas y a otros sindicalistas.

 

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia