• 18 de julio de 2024

“El Gobierno de Cantabria supo desde el principio que detrás de Nestor Martin no había nada”, denuncia LA UNIÓN

  • La empresa experimenta problemas de pago incluso para costear el alquiler de la nave

“El Gobierno de Cantabria supo desde el principio que detrás de Nestor Martin, no había nada”, denunció ayer LA UNIÓN (LU), y de manera deliberada y consciente “engañó a los trabajadores de Teka y a los ciudadanos de Cantabria”, afirmando que “una multinacional belga iba a invertir 5 millones de euros en Cantabria”, cuando la realidad es que “la empresa fue creada en Santander, con el capital mínimo”, en las misma fechas en que el Gobierno convencía a los trabajadores para ceder su indemnización de Teka a “un proyecto puramente político”.

La sociedad mercantil que gestiona la fábrica “llamada Nestor Martin”, es, según Rafael Sebrango, Presidente de formación, “un mero instrumento para captar los fondos públicos de Cantabria”, tal y como ya hicieron en Bélgica, donde tuvieron “menos suerte” que en nuestra región, ya que “allí captaron sólo 3.250.000 € de dinero público antes de quebrar”, mientras que “aquí han desgraciado ya 13 Millones de todos, más 3,5 millones de los trabajadores de Teka.”

No estamos ante un caso de proyecto empresarial frustrado por la “mala suerte”, prosiguió sino que “estamos ante una estafa al dinero público de Cantabria”, afirma Sebrango.

La sociedad, buscada por el Gobierno Regional para hacerse cargo del proyecto, lejos de ser una multinacional belga, como se encargó de difundir machaconamente el Presidente, Ignacio Diego, en realidad fue constituida en el propio Santander, y domiciliada en la Avda Calvo Sotelo nº 23, el 13 de Abril de 2012, con el capital mínimo legal indispensable de 3.000 €, y bajo el nombre de Ecomasa World Investments S.L.

Así consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil del 30 de Abril de 2012, donde se da cuenta de la inscripción de la sociedad el día 20, indicando que el inicio de sus operaciones fue el día 13, y que su capital era el mínimo.

En ese mes de Abril de 2012, era cuando el Gobierno Regional se lanzó a “convencer a los trabajadores”, para que aceptaran trabajar para “una presunta multinacional belga”, a la cual además cedieron su indemnización por el despido de Teka.

Fue precisamente, el día 25 de Abril de 2012 cuando, mayoritariamente los trabajadores decidieron apostar por incorporarse al nuevo proyecto, para lo cual fueron “convencidos por el Presidente Diego”.

Todo esto pone de manifiesto que “el Gobierno sabía desde el principio que no había empresa ni multinacional ni belga, sino una pyme fundada en Santander días antes”.

Una sociedad, con sólo 3.000 € de capital, es obvio que “no tenía ninguna intención de invertir 5 millones de euros”.

A partir de su constitución, Ecomasa ha experimentado sucesivas ampliaciones de capital, pero “no con dinero de sus gestores sino con el dinero público que los ciudadanos de Cantabria hemos puesto, y con el dinero propiedad de los trabajadores de Teka”.

“No hay ni una sola posibilidad de recuperación de ese dinero”, afirman en LA UNIÓN (LU), “esto es otro GFB”, y las gestiones que está efectuando el Gobierno, trayendo a una liquidadora vasca de empresas, “es una pantomima para evitar el cierre antes de las elecciones”.

Por donde tiene que empezar el Gobierno, finalizaron, es por “garantizar la devolución a los trabajadores del dinero que quemaron al ser engañados por su Gobierno”.

David Laguillo

Síguenos en GOOGLE NEWS

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia

.