Cantabria

El ICAF financiará proyectos privados vinculados al cambio de modelo productivo

Ángel Agudo, durante la rueda de prensa, mostrando la comunicación del Banco de España/Foto: Román García

Ángel Agudo, durante la rueda de prensa, mostrando la comunicación del Banco de España/Foto: Román GarcíaEl consejero de Economía, Ángel Agudo, ha asegurado hoy que el Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF) va a funcionar “como una banca de primer piso, es decir, como una entidad que financiará proyectos privados de la nueva economía”, ha anunciado hoy el consejero de Economía y Hacienda, Ángel Agudo, quien ha asegurado que este cambio responde “a la decisión política de garantizar que el parón crediticio no va a frenar el cambio de modelo productivo en Cantabria”.

Agudo ha explicado que la capacidad de inversión del ICAF es de 300 millones de euros al año, por autorización de la Ley de Presupuestos, que generarán una inversión inducida de otros 300 millones de euros. “El ICAF está analizando la viabilidad de proyectos por valor de 600 millones de euros vinculados a la nueva economía, que es la que garantiza el cambio de modelo productivo en la región”.

 

Agudo ha precisado, además, que el Banco de España ha calificado al ICAF como entidad financiera, “lo que supone que los pasivos financieros del instituto no computan como deuda de la Comunidad Autónoma”.

El consejero ha afirmado que el Banco de España también ha validado los procedimientos de análisis de viabilidad y control del riesgo que ha diseñado el instituto para garantizar que los proyectos en los que invierta sean sostenibles financieramente. El instituto, además, se va a dotar de un sistema de control de la gestión que garantice el retorno de las inversiones realizadas.

Según ha asegurado el titular de Economía, el ICAF recibirá fondos del mercado, como las operaciones que ha cerrado con el Banco Europeo de Inversiones por 75 millones de euros; de la emisión de obligaciones del propio instituto, como las que ha colocado el banco de inversiones norteamericano J.P. Morgan, por un importe de 40 millones de euros, y del ICO con el que ha acordado utilizar sus líneas de financiación, especialmente las destinadas a la nueva economía.

ICAF, garantía de cambio de modelo

Agudo ha asegurado que el Instituto es “la garantía del cambio de modelo productivo en la región”. “Si el ICAF no existiera, no habría recursos financieros para la nueva economía, ni posibilidad, por tanto, de que se produjera el cambio de modelo productivo en Cantabria”.

El consejero ha precisado que los sectores en los que el instituto invertirá son los acordados por el Consejo de Gobierno en su reunión del pasado 17 de junio. En concreto, podrán recibir fondos del ICAF las inversiones privadas que supongan un incremento de la competitividad, que garanticen la sostenibilidad ambiental, que estén vinculados al I+D+i y que se refieran a las nuevas energías renovables.

El cambio del ICAF

El consejero ha explicado que el ICAF se diseñó inicialmente como “una banca de segundo nivel”, es decir, que dedicaba fundamentalmente su actividad a estructurar financieramente proyectos y buscar fondos para ellos en el mercado.

Así, el instituto ha promovido 242 millones de euros de inversión, destinados a Gesvican (70 millones para el plan de choque de carreteras), a Gieducan (82 millones de euros para la escuela de fisioterapia de Torrelavega y convenios en educación), a Giscan (50 millones en centros de salud en la región), a Gesaican (7 millones en edificios administrativos) y a la Sociedad de Activos Inmobiliarios Campus Comillas (33 millones para la primera fase de rehabilitación del Seminario Mayor).

Además, el ICAF en esta primera etapa ha realizado operaciones directas de financiación por valor de 47 millones de euros en colegios, infraestructuras sanitarias, edificios administrativos y proyectos complementarios iniciales para el proyecto Comillas. Las áreas funcionales del ICAF se completan con la concesión de avales; en concreto, uno para la empresa pública MARE.

El consejero ha explicado que ahora el instituto pasa a ser una “banca de primer nivel”, es decir, su actividad se va a centrar en financiar directamente proyectos privados para el cambio de modelo.

Agudo ha afirmado que el cambio en el ICAF se ha debido a las creciente rigidez y exigencia de las autoridades europeas en cuanto a la consolidación de la deuda pública, a la crisis crediticia que está generando dificultades a las empresas en el acceso a los créditos por parte de las entidades bancarias, y a la decisión política de evitar que “esos problemas de crédito frenen el cambio de modelo productivo en Cantabria”.

Además, el consejero ha explicado que durante este año, “actuando entre la banca de primer y la de segundo piso”, tiene otros 50 millones de euros invertidos en Papelera Besaya, Comillas y Colegios de Mundo, entre otros.

You may also like

Comments are closed.

More in:Cantabria