El Laboratorio Lechero celebró su asamblea anual

El Laboratorio Lechero celebró su asamblea anualLa consejera de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Gobierno de Cantabria, Blanca Martínez y el director general de Ganadería, Santos de Argüello, presidieron ayer la asamblea general ordinaria del Laboratorio Interprofesional Lechero de Cantabria (LILC), junto con el presidente y el director gerente del centro cántabro de análisis, Francisco Gutiérrez Pérez (SDGM-UPA) y Juan Moragas respectivamente. La Junta Directiva del LILC está integrada a partes iguales por representantes de los productores, representados por las asociaciones agrarias (OPAS) y de la industria láctea de la región. La presidencia rota de manera periódica y consensuada cada dos años, pero exclusivamente entre los representantes de las asociaciones agrarias.

 

Durante su intervención, la consejera felicitó al LILC y agradeció a su director gerente la labor que realiza y que ha situado al centro cántabro de análisis como referente a nivel nacional. “El Laboratorio Interprofesional juega un papel esencial para el crecimiento del sector en nuestra Comunidad Autónoma, porque es una herramienta básica en el desarrollo de los programas del Gobierno que buscan el fomento del vacuno de leche. Me estoy refiriendo al control lechero y a la mejora de la calidad del producto, como líneas más importantes”, afirmó Blanca Martínez. “El Laboratorio ha prestado asesoramiento a la Consejería de Ganadería en numerosos proyectos y quiero destacar el más reciente, que ha culminado el pasado 7 de mayo con la publicación de la pertinente Orden. Me refiero al esquema de certificación de calidad que otorga valor añadido a la leche obtenida por nuestros ganaderos. Lo hace ofreciendo a las explotaciones que venden directamente al consumidor la posibilidad de emplear la leyenda Leche de vaca de Cantabria. La certificación –continuó la consejera- va a generar beneficios al sector productor y también a una parte sustancial de la industria transformadora. Esta medida viene reforzada por un dato que conviene reiterar y es que el Laboratorio ha certificado que más del 90% de la cuota de la Comunidad Autónoma alcanzó la máxima categoría “Súper A” el pasado año 2012. Esta es la mejor carta de presentación de nuestros ganaderos ante el mercado y ante el consumidor y demuestra que la colaboración entre el Laboratorio y el Gobierno funciona a la perfección porque se complementan mutuamente”, concluyó.

 

En la asamblea, se han presentado los resultados del ejercicio anterior. El LILC realizó en 2012 un total de 7.595.768 pruebas analíticas de diversos tipos de matrices, como leche cruda de vaca, oveja y cabra, productos lácteos (leche UHT, leche en polvo, queso, leche concentrada, yogurt, etc.) y productos de pasta de dientes, colutorios y cosméticos, con un ligero incremento global del 1% respecto al año anterior, a pesar de no realizar ya analíticas de sangre animal para las Agrupaciones de Defensa Sanitaria subvencionadas por la Consejería de Ganadería.

 

El número de muestras de leche cruda fue de 1.058.271, lo que representó un 1,8% menos que el año 2011, mientras que el resto de análisis continuó aumentando de forma significativa.

 

Las muestras de control lechero de las ganaderías de Cantabria continuó aumentando y alcanzaron prácticamente la cifra de 375.000, poniendo de manifiesto el continuo esfuerzo de la Consejería de Ganadería y de los propios ganaderos por mejorar la genética y la salud de nuestras vacas de leche.

 

En el año 2012 se ha seguido realizando la analítica de urea en leche cruda a las explotaciones de Cantabria, una vez al mes por ganadero y de forma gratuita, lo que ha representado un total de 20.200 análisis.

 

El número de explotaciones en la región era de 1.550 a diciembre de 2012 y el total de leche vendida a primeros compradores de 418,57 millones de kilos.

 

En cuanto a la calidad higiénico-sanitaria de la leche, a mes de diciembre pasado más del 90% de la cuota de la Comunidad Autónoma de Cantabria alcanzó la máxima calidad posible, dato equiparable por primera vez al de los países más avanzados, como Holanda.

 

En Cantabria se recogen unas 15 muestras al mes de media por ganadero para el control de calidad de la leche, lo que hace que el 100% de la misma esté controlada, de tal manera que es el único alimento con un nivel de control absoluto. Cantabria es la comunidad autónoma española con más explotaciones certificadas con validez ENAC, muy por delante de las siguientes regiones.

 

Desde el punto de vista económico, el LILC cerró el ejercicio 2012 con un ligero beneficio de la actividad.