El PP cree que la reunión secreta de Zapatero y Revilla ha sido una falta de respeto al Parlamento de Cantabria

Los portavoces parlamentarios de Cantabria y Castilla-León se han reunido en Santander con Ignacio Diego con el fin de poner en común las iniciativas parlamentarias de ambos grupos, así como el compromiso del Partido Popular con el AVE entre Santander y Palencia.

Tras la reunión, el portavoz del PP en el Parlamento de Cantabria, Francisco Rodríguez, y su homólogo en Castilla y León y presidente del PP de Palencia, Carlos Fernández, comparecieron ante los medios para destacar que la conexión de Santander con Palencia y Valladolid por AVE es vital e imprescindible para esas dos autonomías.

Carlos Fernández subrayó que ambos parlamentos han mostrado su postura clara y mayoritaria sobre la necesidad de la conexión ferroviaria entre Cantabria y la Meseta. A ello se une el compromiso por escrito y ante la sociedad de Mariano Rajoy con esta obra, según recordó.

Fernández Carriedo advirtió de que la conexión de Palencia y Santander por alta velocidad corre el “riesgo” de ser la “única” obra ya adjudicada que se paralice por los recortes presupuestarios.

Frente a ello, pidió a Zapatero que no pare esa obra, porque Mariano Rajoy, al que ve como “el próximo presidente del Gobierno”, ha defendido “por escrito” su voluntad de realizar ese AVE, con lo cual, anularlo ahora supondría perder “muchísimo tiempo” que habría que recuperar después en el próximo Gobierno.

“Los Parlamentos de Cantabria y Castilla y León le vamos a decir a Zapatero que nos tiene que escuchar y que tiene que entregar el testigo a Rajoy”, sentenció.

Por su parte Francisco Rodríguez señaló que el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, ha hecho “un gran ridículo” en su reunión en La Moncloa para abordar el futuro del AVE. Una vez más la reunión de ayer entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha sido un engaño a los ciudadanos”.

Francisco Rodríguez reprochó al jefe del Ejecutivo cántabro su “falta de respeto” al Parlamento. “En el mismo momento en el que el Parlamento cántabro estaba aprobando que se reinicien las obras en un mes, Revilla salía de una reunión” con un plazo de “40 días” para despejar el futuro del AVE, denunció Rodríguez, quien recordó que ése mismo plazo fue el que dio Zapatero en 2007 para acudir a Cantabria y aclarar el futuro de la alta velocidad, ganar el Jubileo en Liébana y firmar los convenios del Proyecto Comillas y los 200 millones de euros de los Fondos de Cohesión.

Ambos portavoces comparecieron tras.su reunión con el líder de los populares cántabros, Ignacio Diego, a la que también asistió la secretaria de este partido en Palencia, Ángeles Armisén.