Cantabria Diario

El PRC celebra su XII Congreso Regional bajo el lema ‘Cantabria gana’

Miguel Ángel Revilla

Miguel Ángel Revilla / Foto: David Laguillo

-Fortalecimiento del Estado del Bienestar, empleo, industria, educación, infraestructuras y los municipios, ejes fundamentales para los regionalistas

El XII Congreso Regional del Partido Regionalista de Cantabria celebrado hoy en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria ha aprobado las 9 ponencias sometidas a su consideración y que guiarán el programa de Gobierno, con el que los regionalistas concurrirán a las elecciones autonómicas y locales del próximo año.

Los regionalistas se han marcado como objetivos el fortalecimiento del Estado del Bienestar, mediante ‘más y mejores servicios públicos esenciales’, como la educación, la sanidad y política social, y la igualdad de oportunidades; el protagonismo de los municipios, tanto urbanos como rurales; el desarrollo rural, con políticas contra la despoblación; la cohesión social, mediante más y mejores infraestructuras, y políticas productivas; la reafirmación de los principios de honradez, cercanía, sentido común, eficacia y solidaridad en la gestión pública; y la necesidad de un cambio de rumbo para Santander, son los ejes de las políticas que guiarán el próximo programa electoral con el que ‘Cantabria gana’ calidad de vida, cohesión territorial, competitividad y riqueza, y protagonismo y futuro, señala el PRC.

Así, los regionalistas abogan por continuar el crecimiento y el desarrollo de Cantabria, ya que son la única fuerza que puede presentarse ante los cántabros “unida”, “fortalecida” y “capaz”, según ha subrayado el vicesecretario general y secretario de Organización, Rafael de la Sierra, que ha sido el encargado de abrir esta mañana el debate XII Congreso, destacando “la fortaleza” y “la unidad” del PRC frente al resto de las formaciones políticas cántabras ‘sumidas en la división’.

El PRC aboga por ‘asumir la gestión de la Educación de Cantabria’, planteando propuestas para todas las etapas educativas, ya que es “el instrumento” para “garantizar” la igualdad de oportunidades y la cohesión social; al tiempo, que inciden en la necesidad de potenciar la industria de creación cultural, defender el patrimonio cultural, y apostar por el deporte base y escolar.

En materia social, el PRC plantea reforzar los servicios sociales públicos municipales; el desarrollo de actuaciones contra la pobreza y la exclusión social,  con iniciativas que promuevan el empleo de calidad; la modernización y el fortalecimiento del servicio sanitario; y la evaluación, con perspectiva de género, de todas las actuaciones que lleven a cabo las administraciones públicas.

En cuanto al empleo, los regionalistas quieren dejar de ser ‘meros ejecutores de las políticas dictadas por el Gobierno central’, por lo que plantean la modificación de la Constitución y la reestructuración del Servicio Cántabro de Empleo.

Industria

El PRC subraya la necesidad de que Cantabria sea declarada Zona de Específica Reindustrialización y Fomento de la Competitividad Industrial, con especial mención a la Comarca del Besaya, y aboga por “impulsar” la internacionalización de las relaciones comerciales, industriales y turísticas cántabras mediante la creación de una oficina ‘Marca Cantabria’.

Asimismo, considera importante mantener la política de suelo industrial y la defensa de los proyectos del Centro Logístico del Llano de La Pasiega y la mina de Zinc.

La reclamación de la ‘deuda histórica’ que el Estado mantiene con Cantabria en infraestructuras es otro de los objetivos de los regionalistas. Así continuarán, con el mismo nivel reivindicativo, con las conexiones ferroviarias, tanto el tren a Madrid como a Bilbao, y el Plan de Cercanías, las conexiones viarias, 3 carril A-8, Los Tornos, Lanestosa, La Hermida, etcétera.

Los municipios, tanto los urbanos como los rurales, son ‘fundamentales’ en las políticas regionalistas. Por ello, plantean desarrollar la comarcalización de los municipios; garantizar su financiación mediante el blindaje del Fondo de Cooperación Local y las competencias impropias; la presencia de “todos” los municipios en la Federación de Municipios de Cantabria; el liderazgo de las mujeres y los jóvenes  para el desarrollo de un mundo rural “más maduro, inteligente y sostenible”; y la implicación de las administraciones locales en la gestión medioambiental.

Otro de los objetivos es fijar población en el medio rural, para lo que promueven el apoyo a la creación de nuevas industrias agroalimentarias, el impulso a la economía circular y la bioeconomía, la adeucación de los programas formativos y la diversificación de la oferta formativa, conforme a las necesidades y demandas reales de la economía, la adopción de medidas fiscales y financieras específicas para el mundo rural y la defensa de una Política Agraria Comunitaria que vele por un modelo de explotación agraria familiar.

Nuevo rumbo para Santander

Los regionalistas consideran que Santander puede ser ‘mucho más de lo que es’, ya que, en su opinión, está llamada a ser el motor productivo de Cantabria, tal como ha defendido el Comité Local de la capital cántabra. Para Santander proponen seis ejes de actuación relacionados con el modelo productivo, reiterando su propuesta para la creación de un parque empresarial frente a los terrenos del Parque Científico y Tecnológico de Cantabria; el turismo, con una estrategia conjunta con Cantabria; las comunicaciones, tanto las urbanas como interurbanas; los barrios, con un plan de reforma integral; la identidad, con la elaboración de un Plan de Conservación de la Memoria Colectiva; y la transparencia, con el establecimiento de canales para favorecer la participación de los ciudadanos.

Por último, los jóvenes defienden una clara apuesta por la I+D+i, las energías renovables y la especialización del turismo, con el objeto de retener a los jóvenes cántabros y ‘traer a los que se vieron obligados a irse’.

Salir de la versión móvil