El PSOE cree que la ley cántabra contra el ‘fracking’ puede ser anulada

  • A nivel nacional, el PP ha dado su visto bueno a esta polémica técnica de extracción de gas

El diputado socialista, Juan Guimerans, advirtió esta mañana en rueda de prensa del riesgo que corre la Ley para prohibir el uso del fracking de ser anulada por el PP y exigió al presidente Ignacio Diego que solicite a su partido que no recurra esta ley en el Congreso de los Diputados”.

Tras asegurar que los socialistas “no van a bajar la guardia” ante este tema, consideró “imprescindible” que el presidente Diego “se comprometa a que su partido no recurra la ley y la haga inaplicable”. “El PP es el mismo aquí y en Madrid, pero la actitud del PP en las últimas dos semanas en el Congreso y en el Senado para prohibir la utilización de la técnica del fracking en el país nos hace tener muchas dudas sobre la viabilidad de nuestra ley”, reconoció.

Así, se refirió a la “incoherencia” en la que se han instalado los responsables del PP con respecto al fracking y recordó que los cuatro diputados del PP por Cantabria votaron en Madrid en contra de su gobierno y en contra de la opinión de los ciudadanos de Cantabria. “Los diputados elegidos por Cantabria deberían haber sido sensibles a la demanda social, pero lejos de oponerse a esta técnica, la consideran como una vía a explorar para equilibrar el mix energético”, lamentó el parlamentario.

Guimerans anunció que su grupo defenderá a lo largo de todo el trámite de la ley “una postura crítica de apoyo, pero de vigilancia de su cumplimiento” porque no quieren que “sea un brindis al sol” y se transforme “en una cortina de humo para salvar la cara de Diego con el fracking”.

Según explicó, las enmiendas socialistas tratan de reflejar la opinión de las plataformas antifracking. Así, señaló que en cuatro de las seis enmiendas, a la exposición de motivos, reflejan una serie de interrogantes tanto desde el punto de vista de la salud como desde la perspectiva de la protección medioambiental, que se centran en los riesgos que puede provocar la utilización de esta técnica como son la contaminación de las aguas subterráneas, la generación de residuos tóxicos, un consumo intensivo de agua, la emisión de gases nocivos a la atmósfera y un gran impacto territorial y paisajístico.
Por último, señaló que para elaborar sus enmiendas los socialistas se han apoyado en diferentes estudios elaborados por las instituciones europeas como el publicado por el Parlamento Europeo a instancias de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad, sobre “Repercusiones de la extracción de gas y petróleo de esquisto en el medioambiente y la salud humana” y el de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea relativo a la “Contribución a la identificación de posibles riesgos ambientales y para la salud humana derivados de las operaciones de extracción de hidrocarburos mediante fractura hidráulica en Europa”.