Es la hora de la verdad

 

  • Es la hora cero para políticos e instituciones para demostrar que sirven para algo

 

Los datos económicos y laborales no dan tregua y no invitan al optimismo. Con el anuncio de Sniace de eliminar 364 puestos de trabajo se da la mortífera puntilla final a la agónica situación laboral de la comarca del Besaya, y también de buena parte de Cantabria por extensión.

Es la hora de la verdad, el momento crucial para demostrar que nuestras instituciones, y nuestros carísimos políticos, sirven para algo más que para inaugurar jornadas gastronómicas. La gestión y el hecho de actuar como el agente más importante para crear las condiciones de creación de empleo deben ser una prioridad máxima, de urgencia crítica, dejando de lado cualquier otra consideración. Hay que olvidar declaraciones triunfalistas, proyectos faraónicos y globos sonda. Hace falta trabajar de verdad y con pulso firme por el empleo.

Nos jugamos mucho.