Estimado Willy Meyer

Por Elena Hernández Lauffer

{xtypo_dropcap}N{/xtypo_dropcap}o he hecho más que abrir el periódico cuando me he “tropezado” con la noticia. Así que resulta que usted estaba en la T-2 del aeropuerto y cuando los vigilantes de seguridad cumpliendo con su trabajo le han solicitado que se quitase el cinturón, usted ha dicho que tenía un tirón en la espalda y ha mostrado su disconformidad cuando de igual manera ha tenido que despojarse de él.

No solo eso sino que ha acudido a la Guardia civil quien al igual que los vigilantes, han cumplido con su deber.

{xtypo_quote_left}Nos trae sin cuidado si usted tiene un tirón en la espalda o si porta chinchetas en los pies{/xtypo_quote_left}

Esto es el colmo. Que todo un Eurodiputado no coopere con los protocolos de seguridad del aeropuerto.

Mire usted, a los demás ciudadanos, eso sin ser Eurodiputados, lo que nos preocupa es que cuando vamos a subir a un avión podamos respirar tranquilos y podamos sentirnos seguros, lo que sin duda con personas como usted viene a ser más que complicado.

Por supuesto lo que nos trae sin cuidado es si usted tiene un tirón en la espalda o si porta chinchetas en los pies. Los vigilantes hicieron su trabajo porque para eso les pagan. ¿Para que le pagan exactamente a usted? Creame que visto como va encaminada Europa, yo no lo sé.

Bastante tienen que aguantar esos profesionales soportando a pasajeros quisquillosos que montan en cólera porque se tienen que descalzar o porque les han tenido que cachear. Pues si, les han cacheado. ¿Queremos seguridad o no la queremos? La gente debe tener muy poco en lo que pensar y los profesionales muuuuuchoooo que aguantar, pero que sea un Eurodiputado el que nos venga con esto. Usted se quita el cinturón con su tirón como otros muchos trabajan 12 horas estando de pie sin poderse preguntar que o no les duele en ese momento, así que muestre ejemplo y deje de “tocarnos los pies”.