Hostelería de Cantabria “desesperada” ante la ‘falta de concreción’ de las normas a aplicar durante la desescalada

-La AEHC asegura que una persona con un coeficiente intelectual medio es ‘incapaz de interpretar el BOE’

La Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria mostró ayer su “desesperación” ante la ‘falta de concreción’ de las normas a aplicar durante la desescalada por la crisis del COVID. Hostelería de Cantabria, según ha explicado “recibe cientos de llamadas diarias pidiendo ayuda porque no saben a qué atenerse”.

Los que hacen las normas “deben ser sobrinos de Einstein” puesto que, una persona con un coeficiente mental medio, es “incapaz” de interpretarlas, han insistido.

Ayer el Boletín Oficial del Estado publicaba una nueva orden que flexibiliza las restricciones por COVID en municipios de menos de 10.001 habitantes. Se permite el consumo dentro del local en las mismas condiciones que para la fase 2 y en terrazas, según lo establecido en la fase 1.

Según dice el BOE, la norma que ha entrado en vigor se aplicará en poblaciones de menos de 10.001 habitantes y con una densidad de población inferior a 100 habitantes por Km cuadrado.

Ante “el caos y las dudas que llevamos viviendo desde hace más de 70 días” los hosteleros de Cantabria han recalcado que hacen “todos los días un mínimo de dos llamadas a Delegación de Gobierno” para que les expliquen cómo se van a aplicar esas normas. La incertidumbre, han reiterado, “era total”: ¿podemos o no abrir el interior del negocio como en la fase 2?, ¿quién sabe cuál es la densidad de población de su municipio o su área?”, se cuestionan.

Para los hosteleros de Cantabria hay “tal desconcierto en todo” que, al final, “cada ayuntamiento interpreta la norma como considera”.

La hostelería de Cantabria ha solicitado que se “rebajen y unifiquen criterios” porque, “a día de hoy es más fácil sacar una norma clara que sacar un negocio adelante”.

Por este motivo, desde la AEHC y ante el malestar de los hosteleros de Cantabria se vuelve a pedir “claridad, concreción y facilidades”. “Bastante complicada está siendo ya la situación como para no entender las normas que debemos aplicar”. “Es desesperante”, han concluido que te llame un hostelero y no tengas certezas que decirle, sólo incertidumbres”.