La AEC asegura que aún no han desaparecido todas las dudas sobre el desarrollo eólico en Cantabria

El portavoz de la Asociación Eólica de Cantabria, José Antonio Merino, considera que la aprobación ayer en el Parlamento de la Ley de Aprovechamiento Eólico “no disipa todas las dudas” sobre las posibilidades de desarrollo de esta energía limpia en la región. “Tanto el gobierno regional como el Gobierno de España deben apostar con mayor rotundidad por la energía eólica”, ha asegurado el representante del sector en Cantabria.

José Antonio Merino ha afirmado que considera lógica la supresión del canon eólico en la ley porque constituía en sí mismo un elemento de “dudosa legalidad”, así como “claramente desincentivador de la inversión”. Por otra parte, el portavoz de la AEC ha lamentado la “sobrevaloración” que hace la ley del Fondo de Compensación en los procesos de adjudicación. Según ha explicado, los criterios de valoración premian “de forma desproporcionada” las aportaciones que hagan las empresas al citado fondo de nueva creación. “No creemos que para valorar proyectos técnicos haya que primar de esta manera los ingresos en la caja del Gobierno, meras aportaciones dinerarias que no responden a la valía de los proyectos”, ha aseverado Merino.

Según las empresas del sector, las opciones reales de creación de parques de aerogeneradores en Cantabria dependen ya del detalle del Plan de Sostenibilidad Energética elaborado por el gobierno regional, así como de la nueva reforma eléctrica que prepara el Gobierno de la Nación. El portavoz de la asociación asegura “no ser muy optimista” respecto al contenido de ambos textos respecto a las energías renovables, por lo que una vez más ha pedido a ambas administraciones que apuesten de forma más decidida por la energía eólica, “un sector competitivo internacionalmente que crea riqueza y empleo para nuestro país”.

La AEC también ha lamentado que el texto de la nueva ley cántabra no explique cómo se van a resarcir los perjuicios ocasionados a las empresas que resultaron adjudicatarias del anterior concurso eólico. “Lo que es cierto es que hay 7 consorcios de empresas que han resultado perjudicados porque iniciaron sus inversiones y han incurrido en gastos siguiendo en todo momento de forma escrupulosa la normativa en vigor”, explica Merino. Los recursos de casación ante el Supremo por la anulación del concurso siguen adelante y la sentencia por lo tanto no es firme. Las empresas siguen legitimadas para pedir daños y perjuicios a la Administración.

La Asociación Eólica insiste en que Cantabria tiene buenas zonas de viento y empresas capaces de realizar un desarrollo sostenible de la energía eólica. “A partir de ahí necesitamos un escenario propicio para la inversión”, resume su portavoz.