La federación DEAN (Defensa animal en Cantabria) advierte que la crisis del coronavirus hará que las protectoras de animales ‘se colapsen’

-La grave crisis del Coronavirus también pasa factura a las asociaciones que se dedican a velar por el bienestar de los animales que no tienen hogar en Cantabria

La federación DEAN asegura en un comunicado que las Asociaciones ‘nos vemos afectadas en muchos sentidos’. El primero de ellos en el de acudir cada día al refugio o a las residencias de pago donde se alojan los animales de las que no lo tienen, porque, aunque la atención a los centros de protección animal es algo justificado en el Real Decreto, el número de voluntarios que atienden se ha reducido por seguridad y los que siguen en activo, deben presentar los correspondientes certificados de desplazamiento para poder ir a realizar su trabajo de voluntariado.

En segundo lugar, “las medidas de contención impuestas para hacer frente a la epidemia de coronavirus evitan la atención al público, y, por tanto, en este momento, no se tramitan adopciones, lo que comporta un desequilibrio entre entradas y salidas”. A esto hay que añadir la recogida de animales de aquellos dueños que no pueden hacerse cargo de sus mascotas porque están ingresados por coronavirus.

Por otro lado, en el tema de suministros, se necesitan a diario productos desinfectantes, sobre todo muchísimos litros de lejía, y a medida que los días pasan, se va agotando y en algunos supermercados no hay.

En relación a las colonias de gatos, también se espera una situación ‘difícil’ una vez se termine el confinamiento generalizado: “ahora es el tiempo de cría, y sin poder ir a hacer un control de manera exhaustiva, cuando se acabe el confinamiento vamos a encontrarnos con muchos gatos en la calle” aseguran desde DEAN.

Otro de los aspectos negativos es que las recaudaciones de pienso han mermado considerablemente. Las asociaciones viven mayoritariamente de donaciones y en este momento, ante la crisis económica que se avecina, y con muchas familias que perderán sus ingresos o los verán disminuidos notablemente, éstas desaparecen. A esto hay que añadir que una parte de su subsistencia se debe a los mercadillos que se organizan para vender cosas y sacar un dinero para dar de comer, vacunar y desparasitar a los animales que tutelan, y que, en este momento, no se pueden realizar.

“Desde la federación DEAN hacemos un llamamiento a las Administraciones para que en estos momentos no se olviden de quienes de manera altruista, vienen realizando el servicio de recogida que muchos de ellos no tienen contratado a pesar de ser obligatorio, a las empresas que puedan donar material como pienso, pipetas, productos desinfectantes, etc, y a la sociedad en general para que en estos difíciles momentos, no se olviden de que los que están pasando el confinamiento en un chenil y no pueden quedarse en casa porque, sencillamente, no la tienen”.

Para contactar con DEAN y colaborar, se puede hacer a través del correo electrónico dean@federaciondean.org o a través de la página de Facebook @FederacionDEAN.

“Queremos recordar también, en lo que se refiere a la salud de los animales de compañía, que la necesidad de estar confinados en casa también afecta al estado físico y mental de las mascotas, especialmente de los perros. Los paseos deben ser cortos y sin contacto con otras personas o animales, por ello, sugerimos medidas alternativas como jugar a diario con el animal tirándoles la pelota, usando juguetes Kong (juguetes de plástico en los que puedes esconder objetos y premios dentro) para activar su estimulación mental, usando una cuerda para estirar y tirar, aprovechar para reforzar su educación y adiestramiento y controlar su dieta en momentos de menor actividad”, explica DEAN.