Mundo

La Justicia argentina investiga a Andreas Kalcker

Otra captura de pantalla de la denuncia contra Andreas Kalcker a la que ha tenido acceso CANTABRIA DIARIO
Otra captura de pantalla de la denuncia contra Andreas Kalcker a la que ha tenido acceso CANTABRIA DIARIO
Otra captura de pantalla de la denuncia contra Andreas Kalcker a la que ha tenido acceso CANTABRIA DIARIO

Otra captura de pantalla de la denuncia contra Andreas Kalcker a la que ha tenido acceso CANTABRIA DIARIO

 

El pseudocientífico alemán Andreas Ludwig Kalcker, uno de los principales promotores del dióxido de cloro como falsa cura contra el coronavirus COVID-19, está bajo investigación por la justicia de Argentina junto a otros cuatro ciudadanos del país.

La denuncia origen de esta investigación, adelantada por CANTABRIA DIARIO, fue presentada en agosto de 2020 por el abogado argentino Víctor Atila Castillejo contra Kalcker, tras el fallecimiento de un niño de 5 años en la Provincia de Neuquén, a quien los padres suministraron dióxido de cloro.

En la actual investigación judicial iniciada en Argentina se refleja que “los nombrados habrían puesto a la venta y/o distribuido y almacenado, con fines de comercialización el compuesto denominado ‘clorito de sodio”, compuesto que también es conocido como “cloruro de sodio” -“CDS”-, y/o “MMS” o “suplemento mineral milagroso”. Desde el año 2010 el MMS está prohibido en España como medicamento, aunque eso no frena a redes clandestinas de vendedores que lo siguen recomendando para consumo humano, pese a que los efectos tóxicos del brebaje están ampliamente documentados.

La prensa argentina se ha hecho eco inmediatamente de esta apertura oficial de investigaciones sobre la figura de Andreas Kalcker, como el prestigioso diario Clarín https://www.clarin.com/sociedad/aleman-argentinos-denunciados-incitar-consumo-dioxido-cloro-combatir-coronavirus_0_hGsEaMsm4.html e Infobae https://www.infobae.com/sociedad/2021/01/21/denunciaron-al-descubridor-del-dioxido-de-cloro-como-solucion-milagrosa-contra-el-covid-y-a-quienes-lo-vendian/

En la denuncia se acusa a Andreas Kalcker de vulnerar los Art. 200, 201, 201bis y 208 del código penal argentino. “[…] ARTÍCULO 200. – Será reprimido con reclusión o prisión de TRES (3) a DIEZ (10) años y multa de PESOS DIEZ MIL ($ 10.000) a PESOS DOSCIENTOS MIL ($ 200.000), el que envenenare, adulterare o falsificare de un modo peligroso para la salud, aguas potables o sustancias alimenticias o medicinales destinadas al uso público o al consumo de una colectividad de personas.
ARTÍCULO 201. – Las penas del artículo precedente se aplicarán al que vendiere, pusiere en venta, suministrare, distribuyere o almacenare con fines de comercialización aguas potables, sustancias alimenticias o medicinales o mercaderías peligrosas para la salud, disimulando su carácter nocivo.
ARTÍCULO 201 bis. – Si como consecuencia del envenenamiento, adulteración o falsificación de aguas potables o sustancias alimenticias o medicinales, resultare la muerte de alguna persona, la pena será de DIEZ (10) a VEINTICINCO (25) años de reclusión o prisión; si resultaren lesiones gravísimas, la pena será de TRES (3) a QUINCE (15) años de reclusión o prisión; si resultaren lesiones graves, la pena será de TRES (3) a DIEZ (10) años de reclusión o prisión.

Falsa cura contra el autismo

Desde hace años, grupos de fanáticos ligados al MMS/CDS están aplicando los “protocolos” de Kalcker y Kerri Rivera sobre niños autistas, como falsa cura. La activista Fiona O´Leary lleva años luchando contra estas prácticas, que hacen sufrir a los niños en forma de enemas de CDS, cuyas consecuencias son terribles para el organismo de los pequeños. Cuando a causa de la acción abrasiva y tóxica del MMS/CDS el cuerpo de los niños expulsa partes de su propio intestino, los seguidores de Kalcker y Rivera lo confunden con unos presuntos parásitos.

Un brebaje tóxico y prohibido en medio mundo

El brebaje dióxido de cloro se vende bajo los nombres “CDS”, “MMS” o “suplemento mineral milagroso”, una sustancia ampliamente promocionada por la empresa con apariencia de iglesia Genesis II, que fue desmantelada por las autoridades estadounidenses y colombianas.

Todo el inmenso bulo se basa en la presunta curación de unos expedicionarios por parte de Jim Humble, quien aseguraba que curó de malaria a los miembros de su expedición usando dióxido de cloro. Sin embargo, no hay nada más allá de los testimonios, que carecen de valor en el método científico.

Pese a esa carencia de evidencias científicas y la inexistencia de estudios serios, miles de personas están comprando y consumiendo el MMS/CDS/Dióxido de cloro, en base a los “protocolos” descritos por Andreas Kalcker en sus libros y en sus vídeos. Kalcker, que carece de formación reglada en química o sanidad, afirma que el autismo, la diabetes, el cáncer y ahora COVID-19 se pueden curar con CDS.

Castillejo Arias considera que la otra pandemia del virus SARS-COV-2 va mucho más allá del virus, ‘es mucho más silenciosa, pero tiene un potencial dañoso profundamente letal’.

“Me refiero a la desinformación generada por los denunciados acerca de la supuesta efectividad que tiene el llamado “clorito de sodio” para curar la COVID19 y una innumerable cantidad de otras enfermedades”, explica el abogado.

En su denuncia, el letrado afirma que los denunciados de manera ‘completamente dolosa e ilegal se encuentran vendiendo la sustancia señalada poniendo en peligro crítico a una innumerable cantidad de compatriotas argentinos’.

“Esto así haciendo uso de técnicas de venta, ardides y engaños para ocultar las consecuencias dañosas que el consumo de esta sustancia tiene en el cuerpo humano. Lo venden y comercializan basándose en pseudociencias y realizando falacias de autoridad para sostener sus argumentos mentirosos”, se añade en la denuncia.

Las motivaciones para presentar esta denuncia son las ‘consecuencias realmente alarmantes que
las manifestaciones de los denunciados están teniendo entre los argentinos y argentinas’, y detalla que han tomado estado público ‘dos fallecimientos de argentinos que después de haber tomado el veneno ofrecido por los denunciados’.

‘Un ciudadano de la provincia de Jujuy de 50 años murió después de ingerir este veneno. Así también, lamentablemente, un niño de 5 años de la Provincia de Neuquén también falleció después que sus padres, seguramente engañados por las dolosas expresiones de los demandados, le hubieran suministrado el CDS’, se detalla en la denuncia.

El dióxido de cloro es una lejía con alta capacidad desinfectante y biocida, utilizada ampliamente para desinfectar superficies, pero no es apta para consumo humano y su uso para consumo está prohibido en España desde el año 2010, y prohibido también en USA, Canadá e Irlanda, entre otros países.

You may also like

Comments are closed.

More in:Mundo