La oficina municipal de protección a las mujeres víctimas de violencia ha recibido 24 denuncias en lo que va de año

En la actualidad, 39 mujeres reciben protección por parte de la Policía Local

 

La Oficina Municipal de Protección a las Víctimas de Violencia ha recibido 24 denuncias por violencia de género o doméstica entre los meses de enero y abril.
Los concejales de Familia, Bienestar Social e Igualdad, Isabel Gómez-Barreda, y de Protección Ciudadana, Eduardo Arasti, visitaron hoy las dependencias de la Policía Local en las que se ubica la Oficina Municipal de Protección a las Víctimas de Violencia, acompañados por representantes del Consejo de la Mujer, presidido por Rosa Juárez.

Las representantes del Consejo de la Mujer conocieron las instalaciones y el funcionamiento de esta oficina, que ofrece protección policial a las víctimas de violencia de género o doméstica. En concreto, en este momento 39 mujeres cuentan con protección activa por parte de la Policía Local.

En el primer cuatrimestre del año, los miembros de la Oficina de Protección realizaron un total de 608 actuaciones, entre acompañamientos y contactos tanto con los implicados como con servicios asistenciales y con el entorno de las víctimas.

Atención integral a las víctimas de violencia

Además de la protección policial a través de la Oficina de Protección a las Víctimas de Violencia, el Ayuntamiento pone a su disposición el Punto de Atención Integral a la Violencia (PAIV), para que reciban apoyo psicológico y jurídico, formación y orientación para su inserción laboral, además de colaborar en la tramitación de teleasistencia, alojamiento alternativo o ayudas económicas.

Durante el año 2009, la cifra de mujeres atendidas por el PAIV fue de 171 y se recibieron, además, 294 consultas, de las que 104 fueron de carácter social, 127 de ayuda psicológica, 48 de orientación laboral y 15 de atención jurídica.

La concejala de Familia, Bienestar Social e Igualdad, Isabel Gómez-Barreda, remarcó que este servicio está dirigido también a los hijos de las mujeres víctimas de violencia, así como a los agresores que quieran recibir ayuda o tratamiento.

Un equipo formado por una psicóloga clínica, una trabajadora social, una asesora jurídica y una orientadora laboral ofrecen a las víctimas de violencia sexista una atención profesional especializada e interdisciplinar, realizan un itinerario personalizado de atención para cada una de las usuarias y tratan de fomentar su independencia y autonomía.

Dentro de la atención directa, se gestionan medidas de protección y seguridad, como es el Servicio de Teleasistencia para Víctimas de Violencia, del que el Ayuntamiento de Santander fue pionero en el año 2003. Este servicio ha ido aumentando cada año, y en la actualidad tiene un total de 146 usuarias activas, cerca de la mitad del total de toda la región. Durante el año pasado, se tramitaron 76 nuevas solicitudes. Desde que se puso en marcha este servicio, las solicitudes tramitadas ascienden a 292.

Además, dentro del programa de alojamiento alternativo, el año pasado se dio alojamiento durante cuatro días a una mujer y su hijo.

El equipo del Programa Municipal de Atención e Inserción Sociolaboral para Víctimas de Violencia interviene en varias fases: la acogida, durante la cual se recogen datos significativos sobre su situación personal y familiar; el estudio y valoración de las necesidades y demandas de cada una de las víctimas; y la intervención y seguimiento, a través tanto de la ayuda jurídica como psicológica y de orientación laboral, que incluye la posibilidad de ofrecer la inclusión en acciones formativas que mejoren sus oportunidades de inserción laboral.

De esta manera, se establece un itinerario de inserción laboral personalizado y, a través de la atención específica en inserción laboral, se intenta ofrecer la información y los recursos y asesoramiento necesarios para su acercamiento al empleo.

El Ayuntamiento de Santander, a través de la Concejalía de Familia, Bienestar Social e Igualdad, invierte anualmente alrededor de 150.000 euros en este programa.