La plataforma CORE denuncia ante la Fiscalía a Sota y a Marcano

Ha sido presentada por presunta prevaricación y tráfico de influencias contra los consejeros de Cultura e Industria

 

 

La plataforma CORE, de la cual forma parte la asociación ecologista ARCA, ha presentado ante la fiscalía una denuncia por presunta prevaricación y tráfico de influencias contra los consejeros de Cultura e Industria del Gobierno de Cantabria, por su actuación en el caso del aerogenerador de grandes dimensiones (150 metros de alto) que la empresa VESTAS pretende instalar en el monte Cotío, en Celada Marlantes. CORE solicita la supresión cautelar de las licencias y la paralización de las obras.

Según la plataforma, el aerogenerador se instalaría en una zona considerada por la propia Conserjería de Cultura del máximo interés arqueológico, al encontrarse varios bienes declarados de interés cultural y existir un proyecto para realizar un futuro “Parque Arqueológico Cántabro-Romano”. Según el ex-director del Museo de Prehistoria y Arqueología Miguel Ángel García Guinea, se trata del área más valiosa y emblemática para el estudio y conocimiento de la historia antigua en Cantabria.

La construcción de un camino de acceso de 3.600 metros de longitud y 6 metros de ancho, supone para los ecologistas “una auténtica carretera que destruiría parte de la calzada romana de vía Cutral, del castro cántabro de Las Rabas y el campamento romano de La Poza”. “Por este motivo la propia Consejería de Cultura ha denegado la instalación de otros dos proyectos eólicos y de una cantera en la zona. En fecha reciente, los informes de los servicios técnicos de la consejería fueron desfavorables a la construcción de esta carretera de acceso por la seria alteración de los valores de bienes del patrimonio cultural de Cantabria, señalaron”.

Estima la plataforma que “pese a todo el Consejero de Cultura, de forma inexplicable y en contra del criterio técnico de su propia consejería, ha autorizado la realización de esa carretera, lo o que ha beneficiado claramente a los intereses de la empresa VESTAS”.

Referente a la Consejería de Industria, señalan que el monte Cotío no está en ninguna de las tres zonas autorizadas para instalar eólicos en Cantabria, por lo que el Consejero de Industria habría en su opinión autorizado una industria eólica en una zona de exclusión eólica. Igualmente las tres torres metereológicas de medición, cabe recordar que fueron instaladas antes de que la propia Consejería de Industria las autorizase y sin haberse sometido a información pública.

Por otra parte, señalan que “resulta muy significativo que el domicilio social de la empresa VESTAS se encuentra en la sede de la empresa pública SODERCAN, dependiente de la Consejería de Industria, comprometida en el desarrollo eólico. Además, tanto el consejero como el girector general de Industria son miembros del consejo de administración de SODERCAN y a la vez máximos responsables para autorizar o no el proyecto de VESTAS”.

Afirman que “todo esto ha ocurrido con la complicidad del ayuntamiento de Campoo de En medio, que no ha abierto ningún expediente sancionador, pese a la carencia de licencia de obra y actividad por parte de la empresa”.

Desde sus inicios, CORE viene denunciando la intención del Gobierno regional de imponer la energía eólica “precipitadamente, sin participación social y sin consideración y respeto a los lugares relevantes por su valor natural o cultural”.