La polémica de la alta velocidad

Escrito por el grupo de opinión Quercus

{xtypo_dropcap}S{/xtypo_dropcap}egún diferentes estudios y especialistas de diferentes materias, una de las actitudes que nos ha conducido a la crisis económica por la que atravesamos es, entre otras, un consumo desproporcionado y un desarrollo de las infraestructuras en las últimas décadas que nos ha hecho superar en número de kilómetros de autopistas y de kilómetros de alta velocidad a muchos países de la UE. La inversión ha sido elevada pero necesaria.

En opinión de muchos expertos se ha gastado más de lo que se tenía y se ha pretendido vivir como no se podía. Por eso nos tanto la atención la actitud de gran parte de nuestra “clase” política, especialmente liderada por el presidente Revilla, respecto al tema de los recortes presupuestarios que afectarían a las obras de la alta velocidad. Entre los diferentes argumentos que utiliza el presidente del Gobierno regional, es que; sería “una ofensa” tener que ir a Bilbao para llegar a Madrid en un tren de alta velocidad.  

Ante este intenso debate, el GRUPO DE OPINIÓN QUERCUS quiere ofrecer a la opinión pública su posicionamiento sobre el recorte en las obras de infraestructura estatales y que afectará, también, al prometido AVE a Cantabria.

Nos hacemos algunas preguntas: ¿Forma parte de nuestros derechos la alta velocidad? ¿Es tan necesaria? ¿Tan urgente? Queremos animar a los ciudadanos a las siguientes consideraciones.

1.Hace apenas unos años se inauguró la autovía a la meseta.

2. La línea del tren Alvia conecta Cantabria con Madrid dos veces al día en 4 horas (tren que, por cierto, casi nunca se llena en su salida de Santander)

3.Al menos tres autobuses diarios hacen el trayecto dos veces al día.

4. Desde Parayas varías compañías aéreas (una de ellas, por cierto, subvencionada y que ofrece billetes por 7 Euros), nos unen con la capital de España y otras capitales europeas. Oyendo los argumentos y amenazas que se utilizan para exigir urgentemente que el AVE llegué a la región parecería que no hay formas de salir de la comunidad autónoma más allá del AVE.

En el Grupo Quercus, consideramos de una mayor urgencia la modernización de la vía férrea Santander –Madrid para adecuarla al transporte de mercancías especiales: transportes de gran tamaño, automóviles y camiones, que potenciaría el puerto de Santander Nos parece un ejercicio de poca responsabilidad exigir con tal vehemencia, incluidas ofensas a toda una comunidad autónoma, una infraestructura carísima con un importantísimo coste medio ambiental, que cambiaría significativamente una de las zonas más bellas de la región. Hacerlo, además, a menos de dos años de unas elecciones, con amenazas de romper el gobierno autonómico demuestra una clara actitud electoralista. Desde el Grupo de Opinión Quercus solicitaríamos respetuosamente a nuestros políticos regionales que mantuviesen una actitud más global, más responsable y que no insistan, una vez más, en los errores que nos han conducido a esta crisis.

La AV, a consideración del G. O. Quercus, no es prioritaria actualmente para Cantabria, sobre todo una vez que la crisis se ha manifestado en toda su crudeza y está haciendo necesario recortes económicos muy urgentes. Precisamente, para no persistir en los errores y que la crisis alcance niveles impredecibles, creemos que pretender una alta velocidad que llegue a todas y cada una de las ciudades del estado no es viable, ni necesario y mucho menos urgente.

Para el Grupo de Opinión Quercus, como algunos han manifestado, que el tren de alta velocidad llegue a la mismísima capital de la región, no es un derecho inalienable y no ha sido ninguna ofensa que pierda su consideración de obra de infraestructura urgente y prioritaria. Son esta clase de pretensiones las que nos han conducido a la situación en la que estamos. Convendría una reflexión profunda sobre nuestros hábitos para alcanzar una fórmula más equilibrada y sostenible. Creemos que estas situaciones no deben ser un juego de comparaciones interesadas con otras regiones.

Precisamente, en multitud de ocasiones desde el actual gobierno se han dado muestras de solidaridad y responsabilidad. Se ha pensado en Estado. Creemos que no podemos, ni debemos, seguir endeudando al Estado con carisimas infraestructuras en vías de comunicación, que, creemos están suficientemente atendidas. Es decir, no tenemos legitimidad para endeudarnos a nosotros mismos .En fin, podemos entender las razones que mueven al presidente en su vehemencia contra las actuaciones del Gobierno central, por lo que pueda tener de frustración y de revés político.

Es necesario, creemos un ejercicio de reflexión y de mesura. Insistimos que no son momentos de generarnos necesidades de costes ilimitados y grandiosos que sólo desde una óptica localista se pueden entender. Pensamos con sinceridad que, según nuestro criterio, el AVE no es una necesidad trascendental para Cantabria.

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia