La primera fase del saneamiento de las Tinas ha supuesto una inversión de casi tres millones de euros

 

La Vicepresidenta del Gobierno, Dolores Gorostiaga, acompañada del consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, y del alcalde de Herrerías, Francisco Linares, ha inaugurado hoy la primera fase del saneamiento de Tina Mayor y Tina Menor en la nueva EDAR (Estación Depuradora de Aguas Residuales) de Camijanes (Herrerías). La inversión de estas obras asciende a 2.795.780 euros.

 

En el acto inaugural, la Vicepresidenta ha afirmado que el actual Gobierno de Cantabria decidió hace casi ocho años responder con firmeza a las necesidades existentes, dotando a Cantabria de las mejoras infraestructuras de futuro. En este sentido, Gorostiaga ha citado la sanidad, la educación, los derechos de ciudadanía, la investigación y el desarrollo, y las redes de agua y saneamientos. Centrándose en este último punto, Gorostiaga ha recordado que el gran esfuerzo inversor del Gobierno de Cantabria, con más de 500 millones de euros, ha logrado una región sin ningún problema de abastecimiento y saneada. Para Gorostiaga, “invertir en redes hidráulicas es fundamental para el futuro de cualquier región”.

 

Al igual que la Vicepresidenta, que ha abogado por la cohesión territorial, el consejero de Medio Ambiente ha hecho hincapié en que el actual Gobierno ha equilibrado las inversiones para que no haya ciudadanos de primera y de segunda. Martín ha añadido que “con esta infraestructura, mil vecinos tendrán un saneamiento eficaz que nos beneficia a todos, porque esta obra, siendo buena para el municipio, es excelente para el conjunto de Cantabria”. Martín también se ha referido a la importancia de sanear los ríos, afirmando que “Un río sano es capacidad de recuperación ambiental y calidad de vida”.

 

Las obras inauguradas hoy por Gorostiaga se incluyen dentro del Plan Director de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales de Cantabria para dar cumplimiento a las directivas europeas. Esta primera fase de los saneamientos de las Tinas tienen por objeto la recogida, trasporte y tratamiento de las aguas residuales de las localidades de Herrerías ubicadas en la cuenca media del Nansa, a través de la instalación de una red de colectores y una estación depuradora que garantice la calidad de las aguas del río.

 

Las redes de colectores instalados suman una longitud de 14,5 kilómetros y un diámetro de 315 milímetros. La red que finaliza en la EDAR de Casamaría está constituida por una serie de ramales que recogen los vertidos procedentes de los núcleos de Cabanzón y Casamaría. La otra red de colectores es la que recoge los vertidos que se trasladarán a la nueva EDAR de Camijanes a través del colector general de Herrerías, al que se van incorporando los restantes ramales de Camijanes, Bielva, Otero, Cades y Rábago.

 

Para llevar a cabo estas obras, la empresa adjudicataria ha tenido que excavar 48.000 metros cúbicos de tierra y roca y aplicar un total de 44.000 metros cúbicos de relleno de zanjas. También se han utilizado casi 26.000 kilogramos de acero.