Los sindicatos denuncian un aumento “escandaloso” de la temporalidad laboral y la desprotección de las familias

Manifestación del 1 de mayo en Santander
Manifestación del 1 de mayo en Santander

La secretaria de Empleo de CCOO de Cantabria, Laura Lombilla, ha alertado, tras conocer los datos del paro del mes de mayo, que el porcentaje de los contratos temporales que se firman en la región “aumenta de forma escandalosa” y se sitúa ya en el 94,55 por ciento, reflejando, una vez más, la tendencia del mercado de trabajo de Cantabria: “alta temporalidad, mucha precariedad y abandono de la protección de las familias”.

Esa desprotección de los desempleados se refleja da forma clara en que más de la mitad de las personas que están inscritas en el Servicio Cántabro de Empleo no tienen ningún tipo de prestación, concretamente, ha dicho Lombilla, el 50,33 por ciento de los parados no reciben ninguna aportación económica al mes, “una ausencia de ingresos económicos que tiene un efecto muy negativo en las familias a corto, medio y largo plazo”.

La secretaria de Empleo ha valorado positivamente que en el mes de mayo continúe el descenso del desempleo pero considera que 44.595 personas registradas en las listas del antiguo INEM “son demasiadas” y ha criticado que el Gobierno siga recortando el gasto en prestaciones ya que la cuantía media de la prestación contributiva “desciende mes a mes” situándose en 766, 5 euros mensuales.

Que los dos sectores principales en los que más se refleja la caída del paro de los 1.211 desempleados menos sean servicios (-822) y construcción (-266) indica que no se ha cambiado el modelo productivo de Cantabria y que se concentra en actividades de temporada, ha señalado la portavoz de CCOO.

Lombilla ha manifestado su deseo de que el nuevo Gobierno regional recupere el diálogo social, perdido en los últimos cuatro años, como instrumento básico para potenciar una recuperación económica ligada al cambio productivo para reducir la temporalidad y para mejorar de la situación de los trabajadores.

En la misma línea, UGT demanda al nuevo Gobierno regional diálogo social y un cambio de modelo económico para combatir la actual “pobreza laboral”. La secretaria de Empleo y Formación de UGT en Cantabria, Ana Belén Álvarez, valoró hoy el descenso del desempleo en la región el pasado mes de mayo aunque tras matizar que “una vez más se asienta en un 94,5% de contratos temporales, el mayor porcentaje de la serie histórica donde nunca en Cantabria habíamos rebasado el 93% de temporalidad en un mes de mayo”.

“Por desgracia es más de lo mismo, cada mes nos encontramos con más precariedad laboral y con un empleo cada vez más pobre y efímero y, ni que decir tiene, éste no es el camino a seguir”, agregó Álvarez, tras destacar que “la contratación temporal acumulada desde el inicio de este año ya supera el 93% cuando la tasa de eventualidad más elevada hasta ahora era el 91,67% de 2012”.

La responsable regional de Empleo de UGT recordó que “más de la mitad de todos los desempleados registrados en la región no perciben prestación alguna (23.055) y otro 26,7% apenas ingresa los algo más de 400 euros mensuales de una prestación asistencial, lo que confirma la fórmula indiscutible de que el empleo muy precario también genera prestaciones muy precarias y un auténtico drama social para muchas familias cántabras”.

En este sentido, la sindicalista matizó que en la actualidad Cantabria tiene el mayor porcentaje de desempleados sin prestación y la menor tasa de cobertura por desempleo desde el año 2005, aunque hace 10 años había 25.800 desempleados no más de 40.000 como ahora”.

Peticiones al nuevo Gobierno regional

La secretaria de Empleo y Formación de UGT reiteró que “el incesante crecimiento de la precariedad laboral exige medidas inmediatas” y por ello instó al nuevo Gobierno regional “ponerse a la tarea cuanto antes para invertir una dinámica muy negativa del mercado laboral”.

“Es necesario que el nuevo Gobierno de Cantabria apueste por el diálogo social olvidado en estos cuatro últimos años y por un cambio de modelo económico y productivo porque, guste o no, la región está asentada en la más pura pobreza sociolaboral”, concluyó la sindicalista.