Portada

Mañana entra en vigor el límite de 90 km/h en carreteras convencionales

-La medida afecta en Cantabria a 15 señales, cifra que se eleva a 2.719 en toda la Red de Carreteras del Estado

-Se persigue reducir la siniestralidad, disminuir los límites máximos de velocidad entre los diferentes vehículos y avanzar hacia el establecimiento de un sistema vial seguro

-El delegado del Gobierno insta a los conductores que “todos seamos responsables y respetemos los nuevos límites”, que se han fijado “pensando en la seguridad de todos”

El delegado del Gobierno en Cantabria, Pablo Zuloaga, y la subjefa provincial de la Dirección General de Tráfico, Nuria Colsa, se han reunido este lunes con representantes del Sector de Tráfico de Guardia Civil y de Fomento ante la entrada en vigor este martes de la modificación del artículo 48 del Reglamento General de Circulación, referido a los límites de velocidad en carreteras convencionales y estableciendo como velocidad genérica máxima en dichas vías los 90 km/h.

Durante el encuentro, celebrado en la Delegación del Gobierno, Pablo Zuloaga ha dado a conocer que esta modificación afecta a las carreteras N-611 y N-634, donde se han cambiado 15 señales de tráfico para informar a los conductores que la velocidad pasa de 100 a 90 km/h. Esta modificación afecta a un total de 20 km de la red de Carreteras del Estado en Cantabria.

Así mismo, los asistentes a la reunión han lucido las chapas de la campaña lanzada desde la Dirección General de Tráfico (DGT) para informar de este cambio de los límites de velocidad y que representan una señal de regulación del tráfico con forma de corazón y el número 90.

Pablo Zuloaga ha mandado a los conductores cántabros el mensaje de que este cambio en los límites de velocidad se produce “pensando en la seguridad de todos y todas”, con el objetivo de reducir los accidentes en las carreteras convencionales, y ha pedido que “todos seamos responsables y respetemos los límites fijados”.

Sobre la red autonómica de carreteras, desde la DGT se ha señalado que no se ha modificado ninguna señal, puesto que el cambio ya se realizó hace un año, por lo que cumplen con la nueva normativa.

En la reunión se ha puesto también de manifiesto que el objetivo de esta modificación es equiparar los límites de velocidad de nuestro país a los del resto de países de nuestro entorno, puesto que el 75 % de los 877 fallecidos en carretera durante el último año murieron en las carreteras convencionales sin separación de los sentidos de circulación.

Datos nacionales

Dentro de la Red de Carreteras del Estado, las carreteras con calzada de más de 7 metros de anchura tienen una longitud de 11.856 kilómetros, de los más de 14.419 kilómetros de carreteras convencionales que tiene la Red de Carreteras del Estado. A tal efecto, la Dirección General de Carreteras, a través de sus demarcaciones territoriales, así como el resto de titulares de la vía (diputaciones, comunidades autónomas, cabildos…) han procedido durante los últimos 30 días a la retirada o cambio de señales con los antiguos límites de velocidad. En total, el número de señales cambiadas en la Red de Carreteras del Estado ha sido de 2.719 con un coste aproximado de 526.000 € (sin IVA).

El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha señalado que “esta reducción de la velocidad debe ir acompañada de una mayor vigilancia y control por parte de las policías encargadas de la vigilancia del tráfico y de mejoras y actuaciones en el diseño de las infraestructuras por parte de los titulares de la vía”.

Por su parte el Director General de Carreteras, Javier Herrero, ha explicado que “uno de los objetivos que tiene el Ministerio de Fomento es la seguridad en las infraestructuras de su titularidad, por ello, en plena colaboración con la Dirección General de Tráfico hemos ido sustituyendo la señalización en todo el territorio con el objetivo primordial de poder aumentar la seguridad viaria. Además, paralelamente, llevamos a cabo actuaciones para mejorar la propia infraestructura como refuerzos de firme, balizamiento, etc. Sin olvidar las nuevas carreteras que vamos poniendo en servicio”.

Principales objetivos

El principal objetivo de la medida es reducir la siniestralidad vial y cumplir el objetivo establecido en la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 de bajar de 37 la tasa de fallecidos en accidente de tráfico por millón de habitantes. En contraposición, en 2017 la tasa fue de 39.

Otro de los objetivos es converger con Europa. La mayoría de los países de la Unión han ido adoptando medidas de reducción de las limitaciones de velocidad en aquellas vías en las que no hay separación física de sentido, siendo la tendencia mayoritaria la limitación de 90 km/h aunque algunos países ya han apostado por establecer en estas vías limitaciones de 80 km/h, como Suecia y Holanda, referentes en seguridad vial.

Reducir la diferencia de velocidad entre vehículos de transporte de viajeros y mercancías respecto de los turismos. Según diferentes estudios, los vehículos que circulan a velocidades dispares de la media de la vía, como pueden ser los camiones en relación a coches y motos, son más susceptibles de provocar un accidente, con una probabilidad 6 veces mayor que si estos vehículos circularan a la media del resto. Del mismo modo, velocidades de circulación más homogéneas favorecen la fluidez del tráfico.

También, como objetivo prioritario, está el avance hacia el establecimiento de un sistema seguro vial, que consiste en tratar de minimizar las consecuencias negativas de un potencial accidente. Los límites de velocidad son el instrumento adecuado para equilibrar las necesidades de movilidad y seguridad ya que a menor velocidad, el impacto en caso de siniestro es menor.

Razones de peso

Esta bajada de velocidad se produce en aquellas vías donde se registra el mayor número de víctimas (en torno al 75-80% de media en los últimos 5 años) y en las que la velocidad es un factor concurrente.

En 2018 han fallecido 877 personas en estas carreteras. El accidente más frecuente es la salida de la vía que representa el 40% de los accidentes mortales, seguido de las colisiones frontales con el 27%. Muchos de estos accidentes están relacionados con pérdidas de control debido a velocidades excesivas.

A mayor velocidad, mayor distancia de detención. En condiciones óptimas, de vehículo, carretera, conductor y atmosféricas, a 90 km/h se necesita 70 metros para detener el vehículo y a 100km/h la distancia se eleva a los 84 metros, o lo que es lo mismo, más de lo que mide de ancho un campo de futbol. Con el suelo mojado, la distancia de detención aumenta casi un 70%

Asimismo, a mayor velocidad menor campo de visión. Un conductor circulando a 65 km/h tiene un ángulo de visión de 70 grados, a 100km/h el ángulo de visión se reduce a 42 y a 150 km/h dicho ángulo es de 18 grados, es decir, solamente ve el centro de la carretera.

You may also like

Comments are closed.

More in:Portada