Miles de empleadas de hogar podrían pasar al régimen general en Cantabria

Si se aprueba el proyecto de ley de reforma de la Seguridad Social

Más de 3.100 personas, casi todas mujeres y en una gran medida extranjeras, que trabajan como empleadas de hogar en Cantabria podrán ver equiparados sus derechos al del resto de trabajadores a partir de 2012, si finalmente el Senado da luz verde al proyecto de ley de la reforma de la Seguridad Social aprobado y redactado por el Congreso de los Diputados en el que se recoge la inclusión de este colectivo en el régimen general (RGSS). Así lo ha asegurado hoy la secretaria de la Mujer de CC OO de Cantabria, Laura Lombilla, para quien esta medida, que constituía una de las reivindicaciones “históricas” del sindicato, viene a poner fin a la “injusticia clamorosa” que actualmente soportan las empleadas del hogar.

Economía sumergida

Lombilla ha precisado que esta cifra de 3.100 personas es la que corresponde a las trabajadoras que aparecen afiliadas al régimen especial en la región, pero que seguramente “serán muchas más”, dado la “enorme” cuota de economía sumergida que habitualmente soporta este sector. En este sentido, la secretaria de la Mujer de CC OO Cantabria ha expresado su “confianza” en que a partir de la entrada en vigor de esta reforma el número de empleadas del hogar que regularizan y normalizan su situación “crezca” de forma importante. “La integración de las empleadas de hogar en el RGSS va a abrir sin duda un nuevo marco de relaciones laborales que permitirá trabajar más y mejor a estas trabajadoras, pero también reforzar los espacios de afiliación y acción sindical para luchar contra la desprotección social que en la actualidad soportan muchas de ellas”, ha subrayado Lombilla.

Finalmente, la dirigente de CC OO ha destacado que esta equiparación de derechos “cobra más importancia si cabe en estos momentos en los que la crisis económica ha convertido esta actividad en un sector refugio al que llegan muchas mujeres que han perdido su empleo o que necesitan compensar la pérdida de ingresos que ha sufrido el núcleo familiar”. Según recoge este proyecto de ley, las empleadas de hogar podrán cotizar desde la primera hora que trabajen, y no a partir de un determinado número de horas. Igualmente, cuando estas trabajadoras estén en un proceso de baja por enfermedad común tendrán derecho a cobrar a partir del cuarto día, y no después del 29 como ocurre hasta ahora. Además, tendrán bases de cotización por tramos que irán incrementándose año a año hasta alcanzar el 2019.