Quinientas personas protestan contra el acuerdo de la UE y Turquía porque es “ilegal y vergonzoso”

Bajo el lema, ‘Un acuerdo ilegal e inmoral; derechos humanos de las personas refugiadas y migrantes’ alrededor de medio millar de personas se han concentrado esta tarde frente a la Delegación del Gobierno para denunciar el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía porque es “vergonzoso, ilegal y vulnera” los derechos humanos y el derecho de asilo y porque la UE “trata a los refugiados como moneda de cambio” con el Gobierno turco, eludiendo su responsabilidad de dar respuesta a las miles de personas que se agolpan frente a las fronteras turcas.

En la concentración se ha leído un manifiesto acordado por las 21 organizaciones sindicales, políticas y sociales que han participado en la concentración; CCOO, UGT, USO, PRC, PSOE, Podemos, IU-Unidad Popular, EQUO, ADANE, Asamblea de Cooperación por la Paz, Cantabria por el Sáhara, Coordinadora Cántabra de ONG’s, EAPN, Interpueblos, ISCOD, MPDL, Paz y Solidaridad, ADSP, Cantabria Actúa, Proyecto Refugiados libres-pasaje seguro.

En el manifiesto también se ha criticado que este preacuerdo “abandona” los valores y los principios que configuran Europa como un espacio común de libertad, seguridad y justicia, fundada sobre los valores de la dignidad humana; la igualdad, la libertad y la solidaridad.

Con este acuerdo, han reprochado en la concentración, además de incumplir la legalidad internacional, permite dar “vía libre” a las “devoluciones sumarias en caliente” y supone la “compra” de las devoluciones a Turquía por 6.000 millones de euros, sin ningún mecanismo de control del destino del presupuesto, “obviando que el Gobierno turco se aleja paulatinamente y alarmantemente de las prácticas democráticas, violando sistemáticamente los derechos humanos.

También han afirmado que la UE no debe mantener a los refugiados en campamentos “inhumanos” sin ninguna perspectiva y han instado a la comunidad internacional que invierta tiempo y recursos para restablecer la paz en Oriente Medio.

Además han reclamado a los estados miembros de la UE que trabajen en la puesta en marcha de vías legales y seguras para que los refugiados no tengan que arriesgar sus vidas para obtener protección